F1

– El presidente del Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (CODUE), reverendo Fidel Lorenzo Merán, advirtió que el Estado dominicano no puede ser más transigente en materia de plazos para iniciar las deportaciones de las personas que se encuentran en estado de ilegalidad en el país.

Afirmó que inmediatamente se cumpla el chance que se dio para el regreso voluntario a su país de los indocumentados haitianos y de otras nacionalidades, debe iniciar el proceso de deportaciones.

Lorenzo Merán indicó que el Estado dominicano tiene derecho a ejercer sus derechos de ciudadanía y soberanía, porque se trata de un asunto de identidad, cultura y protección de sus atribuciones, que son innegociables.

Entrevistado por el periodista Federico Méndez, en el programa Esferas de Poder, que se transmite los domingos de 5:00 a 6:00 de la tarde, por Santo Domingo TV, Lorenzo Merán seguró que el presidente Danilo Medina no se dejará doblar el brazo por las presiones que buscan que no se ejecute el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros.

Consideró que hay grupos muy conscientes y bien informados históricamente de las asechanzas que se tejen en contra de la República Dominicana, su identidad y soberanía.

Advirtió que República Dominicana es un país soberano y puede aplicar sus leyes migratorias sin pedirle permiso a nadie para diseñar protocolo, ni consultar su decisión.

Consideró que con el regreso voluntario de los haitianos, el Gobierno ofrece una muestra de humanidad en el proceso de regularización migratoria.

«Cada padre de familia es responsable de organizar su casa y de decidir a quién deja entrar y a quién no deja entrar en su territorio», subrayó.

Lorenzo Merán afirmó que la miseria haitiana ha sido industrializada y comercializada en beneficio de grandes países que tienen actualmente las miras puestas sobre República Dominicana.