M

 

SANTIAGO. El suministro de agua potable a decenas de familias de esta ciudad y comunidades vecinas sigue crítico y con pocas probabilidades de que mejore a corto plazo, de acuerdo a lo informado por el gerente de operaciones y mantenimiento de la Corporación del Acueducto y Alcantarillado de aquí (CORAASAN).

El ingeniero Héctor Jáquez explicó que las lluvias registradas el pasado fin de semana en la parte sur de la Cordillera Central no beneficiaron en nada los afluentes que les llevan el líquido al lago de la presa de Tavera, que es de donde se nutre CORAASAN.

“Sin que busquemos atemorizar a la población, debemos informar que la situación va de mal en peor, ya que los niveles de Tavera siguen descendiendo y al día de hoy estamos operando con un déficit de un 25 por ciento en cuanto al agua captada y la que enviamos procesada a los moradores de Santiago”, subrayó Jáquez.

Indicó que el acueducto local tiene una demanda de unos 130 millones de galones diarios, y actualmente solo está brindando unos 103 y 104 millones a los usuarios, por lo que exhortó a la ciudadanía a hacer uso racional del mismo y almacenar todo lo posible. –