F1

 

En menos de 15 días la Ciudad Corazón ha visto caer a dos jóvenes en el sector Villa Olímpica, quienes fueron asaltados para quitarles el celular que portaban.

Para algunos malhechores la vida no vale nada. Ante esta tragedia, ¿cómo explicarle a los padres de Luis Medrano Reyes, de 23 años, y Cristian Almonte, de 24, la desaparición en fracción de segundos, de sus hijos.

¿Cómo entender que haya desalmados que, armados de odio y rencor social, anden sembrando el luto, dolor, desaliento y muerte en el país?

Como hemos dicho en otras ocasiones, parece que los delincuentes están poniendo de rodillas a una población que aspira vivir en paz, condición indispensable para alcanzar el desarrollo.

No permitamos que el dolor y la impotencia frente al crimen reduzcan las energías que necesitamos para enfrentar tanto desasosiego.

Autoridades y ciudadanía estamos llamados a sentar las bases de un nuevo día. Nuestras calles no pueden continuar siendo un campo minado. La seguridad ciudadana es un clamor nacional. Nuestro pueblo tiene el derecho de vivir en paz y sin el sobresalto de ver a sus ciudadanos y ciudadanas perder la vida en un instante por manos criminales.