Berlín,  (EFE) – Las tropas rusas continuaron  con su bombardeo contra la planta metalúrgica de Azovstal, según dijo el asesor del alcalde de Mariúpol, Petro Andryushchenko a través de Telegram.

«Hay un bombardeo contra Azovstal. Estoy seguro de que los invasores no se detendrán hasta aniquilar a los militares y a los civiles que están dentro», escribió Andryushchenko.

El funcionario considera que solo la intervención externa y las garantías de seguridad de otros países para asegurar la evacuación podrían realmente salvar a Mariúpol y sus defensores.

Además, según Andryushchenko, sigue habiendo enfrentamientos en el área de la estación de tranvías, lejos de Azovstal, lo que contrasta con las afirmaciones del lado ruso según las cuales las tropas de Rusia tendrían el control de la ciudad con excepción de la planta siderúrgica.

Se estima que en la planta de Azovstal hay cerca de 1.000 personas, civiles y militares, entre los que hay cerca de 500 heridos.

Las autoridades ucranianas piden que haya un corredor humanitario para evacuar personas desde la planta.

Del lado ruso se había informado de que Vladimir Putin había ordenado detener el asalto a Azovstal y cercar la planta para impedir que los defensores huyan.