La República Dominicana encabeza, junto a El Salvador, la mayor tasa de feminicidios en la región Latinoamericana, según el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe (OIG) de las Naciones Unidas.

Solamente en el transcurso de esta semana cuatro mujeres han muerto a manos de sus parejas; la última fue degollada en la tarde de ayer en plena calle del sector Gurabo, de Santiago, por un hombre con el que supuestamente mantenía una relación sentimental.

En lo que va de año la ola de violencia contra las mujeres ha cobrado 49 víctimas. Según estadísticas oficiales, un promedio de 102 mujeres son asesinadas anualmente por sus compañeros sentimentales o exparejas.

No menos alarmantes son los resultados de las últimas tres ediciones de la Encuesta Demográfica y de Salud (Endesa), que reflejan que una de cada cinco dominicanas de entre 15 a 49 años ha sido víctima de violencia física y una de cada diez ha sufrido violencia sexual.

Y es que a pesar de que desde hace dos décadas el país cuenta con la ley 24-97, que instituyó como delito la violencia intrafamiliar y contra las mujeres, el problema sigue siendo tan dramático como ayer.

MARÍA TERESA MOREL