POR WANDER SANTANA

El titular de la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (Pepca), Wilson Camacho, consideró  que la acusación contra el exprocurador Jean Alain Rodríguez y demás implicados en el caso Medusa no tiene precedentes en el país ni en la región.

Precisó que los sobornos de la red superan la escándalosa suma de  1,000 millones de pesos y que esto era algo nunca antes visto en la República Dominicana.

«Esta es nuestra acusación más grande. Tiene un volumen de doce mil doscientas páginas y dentro de estas, más de tres mil quinientas pruebas y entre las pruebas más de cuatrocientos testigos», precisó Camacho.

Enumeró que hay 41 personas acusadas y 22 empresas.

Al ser preguntado por la prensa acerca de si llamarán a declarar a los representantes de la empresa Mac Construcciones, Camacho respondió diciendo: «en República Dominicana, la corrupción no tiene lugar dónde esconderse».

Lo que se sabe

Sobre la acusación, se ha informado que, supuestamente, antes de que se publicara de manera oficial la licitación para el Plan de Humanización del Sistema Penitenciario, el exprocurador Jean Alain Rodríguez y los miembros de la red Medusa ya tenían seleccionadas a las constructoras que resultarían ganadoras y estas debían devolver un “peaje” del 20 % sobre el monto total del contrato en favor de los integrantes de la red de corrupción.

Al expediente también se ha anexado como elemento de prueba la investigación especial realizada por la Cámara de Cuentas al Plan de Humanización del Sistema Penitenciario, el cual dio origen a la Operación Medusa.