El preside de la Junta Central Electoral (JCE), Julio César Castaños Guzmán, refutó hoy las imputaciones del expreside Leonel Fernández, y dio respuestas a sus alegatos de fraude.

Precisó que el fuego ocurrido en uno de los almacenes de la institución, no tuvo “absolutamente nada que ver con los equipos utilizados en las primarias”.

Negó que el siniestro fuera una distracción para la sustracción de la llave de seguridad de los equipos del voto automatizado.

De igual modo, desmintió la posibilidad de que se adulteraran los resultados, ya que los datos se enviaban por una línea privada de prestadoras de servicios.

En ese sentido, solicitó a las empresas servidoras emitir una certificación sobre la seguridad de las líneas.

Afirmó que la JCE está haciendo su trabajo y que ninguno de sus miembros renunciará al cargo. Castaños Guzmán dijo que se presentarán a diario con la cabeza bien en alto.

Manifestó que los argumentos de los leonelistas iniciaron con un hacker ruso, luego mencionaron a una persona de apellido Gómez y ahora se habla de un hindú.