El presidente del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), Federico Antún Batlle (Quique), afirmó en Santiago que las avalanchas de haitianos que llegan al país son el resultado de la “debilidad y permisividad” de los últimos gobiernos frente al grave problema de la inmigración ilegal que pone en peligro la soberanía nacional.

En una nota de prensa, sostuvo que desde hace años venía advirtiéndole a las autoridades que debían implementar acciones más efectivas para controlar la frontera “y no lo hicieron, y miren ahora, estamos pagando la consecuencia con el país lleno de haitianos”.

“La inmigración de extranjeros del vecino país ha llegado al límite, al tope, y no tenemos la capacidad económica para soportar esa pesada carga que representan los haitianos ilegales”, expresó.

Indicó que las autoridades de las últimas administraciones no han podido resolver los problemas fundamentales de los dominicanos, como son la salud, educación, viviendas, agua potable, electricidad, seguridad ciudadana y otros, “y ahora con la presencia de millones de extranjeros, cuya mayoría representa una carga social, menos podrán resolverlos”.

“La capacidad solidaria con Haití ya llegó al tope. Tenemos que entender, y esta siempre ha sido la posición del PRSC, que primero hay que resolver los problemas de los dominicanos y después a los extranjeros, comenzando con empleos dignos y salud”, resaltó.