SANTIAGO, R.D. – La corriente institucional del Partido Revolucionario Dominicano (PRD) , Victoria Blanca, plantea hoy que esa organización debe llevar a la dirección municipales y provinciales a líderes sociales y populares con incidencia y valoración en la sociedad.En la jornada de prensa hablo Raul Torres hijo….

Precisan que el momento que vive el país y los partidos políticos precisan de la renovación de sus cuadros y dirigentes, donde los protagonistas de la política deben estar dotados de cualidades especiales, más cuando las tecnologías, las amenazas y las oportunidades para el país evolucionan con tanta celeridad.

“El país ha cambiado en estos 30 años y tenemos que buscar una sintonía con esa realidad”, dicen los dirigentes perredeistas.

“Necesitamos de dirigentes en los municipios que tengan arraigo, credibilidad y donde su principalísima cualidad sea la de percatarse de que su primera obligación es promover los intereses nacionales. Indicaron en documento de prensa los dirigentes municipales, provinciales, regionales y zonales”, agrupado en la corriente del PRD denominada, Victoria Blanca.

Ante el vacío que se observa en el espectro político nacional, el PRD con su fuerza histórica, moral e institucional tiene que posicionarse, consolidarse y abrazar las exigencias democrática del pueblo e iniciar la apertura e integración de los lideres naturales y reales de los municipios y provincias a la dirección de la organización que lleve a ser determinante y decisivo en el en el proceso electoral de 2020.

Es la única vía determinante para el PRD entrar en la competencia por el poder.

El PRD tiene que abrirse a los líderes sociales, populares, empresariales, profesionales, barriales, sindicales, dejar que ellos protagonicen la evolución necesaria de la organización, esos líderes nuevos deben guiar el proceso hacia la consecución de llegar al poder.

Hacer una revolución de esa alcaica estructura partidaria, aumentar los grados de participación ciudadanas, cambiar las formas de organización interna.

¡La evolución del liderazgo en el Partido de la Revolución Dominicano (PRD) debe imponerse ya!

Por consiguiente, Victoria Blanca plantea que el liderato nacional del PRD abra una mesa de diálogo y acercamiento en Santiago con dirigentes y sectores sociales, populares, sindicales, gremiales con mira a hacer una gran alianza y que se inserten en la actividad política partidaria a través del instrumento político e histórico del partido blanco.

Precisan que los líderes del PRD deben preguntarse: “¿Qué tipo de liderazgo necesitamos? ¿Cuáles han sido sus alcances y los límites de la dirección y liderazgo después de la desaparición física del líder Pena Gómez? ¿Han permitido o han dado los relevos de los líderes?” Hay que hacer un análisis de sinceridad.

¿Los líderes o dirigencias a nivel medio y central han logrado estabilidad interna, logros electorales y de aceptación popular?

Desde la fundación del PRD, la coalición dirigente en el PRD ha permanecido inmutable a lo largo del tiempo, muy poca sustitución de sus líderes ha habido, Miguel Vargas ha sido el único líder emergente que, poniendo en riesgo todo, su prestigio y ascendencia, ha conducido al PRD a una etapa de recomposición y alianzas internas y externas, adecuada a los nuevos tiempos.

Miguel Vargas de manera acertada estableció las estrategias políticas y electorales del PRD fuera del dominio tradicional de las fracciones que tenían el dominio y poder en el partido y que se negaban al cambio de la praxis política y al discurso de odio y rencores nacionales.

Ahora toca a Miguel Vargas colocar al PRD en el proceso interno para la renovación de líderes, de cambio y ajuste interno, cohesionado hacia la meta del Poder, llevando candidaturas propias y negociadas donde sea vital y necesario para el partido y el liderazgo local o nacional.