POR AP

El presidente chileno Sebastián Piñera envió  al Congreso un proyecto para bajar la tarifa de la electricidad, parte de un paquete de medidas con el que intenta frenar un estallido social que ha dejado al menos 18 muertos en una semana, pero de todas formas la jornada culminó con protestas masivas.

“Sabemos que esta agenda social no resuelve todos los problemas, pero también sabemos que constituye un importante alivio y un importante aporte a resolver esos problemas”, declaró el mandatario al anunciar el envío al Parlamento de la iniciativa que congela un alza prevista del 9,2% en la electricidad hasta diciembre de 2020.

Agregó que instruyó a sus ministros para que contacten a los diversos sectores sociales “y escuchar así, en forma fuerte y clara, la voz y el mensaje que nos han trasmitido los chilenos en los últimos días”.

La mayoría de los chilenos gana de 400,000 a 500,000 pesos (entre 562 y 762 dólares) que no cubren las necesidades básicas de vivienda, alimentación, salud y educación.

Políticos oficialistas y de la oposición valoraron las medidas, aunque el sector de centro-izquierda pidió cambios profundos, como la reforma al sistema privado de salud y el que maneja los fondos de pensiones.