El alcalde de Santiago, se querelló  contra la Corporación de Acueductos y Alcantarillados de Santiago (Coraasan) y su director, Silvio Durán, por el impago de los recursos generados por concepto de la recolección de basura.

Refiriere que la Alcaldía de Santiago intimó a los imputados, a través del acto número 218/2017 del Tribunal de la Ejecución de la Pena de Santiago, para que en un plazo de tres días pagasen 133 millones 757 mil 335 pesos, que es lo que Coraasan le adeuda por concepto de retenciones del cobro de los servicios de recolección de desechos sólidos prestados por el querellante al municipio.

La instancia de 17 páginas, fue interpuesta por ante la Procuraduría Especializada de Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA) por el delito de desfalco, a través de su abogado Julio Cury.

El conflicto

En el documento, se establece que “la conducta exhibida por el ingeniero Silvio Durán, en su indicada calidad y como sustentamos más adelante, deviene en culpable debido a que no es excusable de Coraasan, órgano de derecho público que el imputado dirige, haya retenido los pagos correspondientes de los arbitrios municipales que por ley deben hacer efectivo dentro de los 30 días de cobrados”.

Detalla que las tasas por concepto de la recolección de los desechos sólidos urbanos y rurales, son facturadas y cobradas actualmente por Coraasan y que a pesar de ello la institución no ha entregado el dinero a la Alcaldía.

Sin embargo, “el imputado en una manifestación inequívoca de su ánimo criminoso le volvió la espalda a dicha intimación”.