fjpg

Santiago, .- Los obispos miembros de la Conferencia del Episcopado Dominicano, afirmaron  en esta ciudad  que los sacerdotes tienen la encomienda de ser cercano a la gente y el pueblo porque son los acreditados en las relaciones con Dios.

El planteamiento fue hecho por el obispo emérito, monseñor Jesús María de Jesús Moya, al pronunciar la homilía en nombre de los obispos en el marco de la misa de celebración de las Bodas de Plata del rector de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), padre Alfredo de La Cruz Baldera.

La eucaristía se llevó a cabo en la Iglesia Nuestra Señora de la Anunciación, del campus de Santiago, al que asistieron profesores, alumnos, empresarios y dirigentes políticos.

Baldera1Durante la homilía, el obispo emérito de San Francisco de Macorís, quien ordenara en l991 al reverendo de La Cruz Baldera, sostuvo que en la espiritualidad del sacerdote no hay división entre  la ciencia y las vivencias  teológicas.

“Los sacerdotes deben parecerse a Dios y si no ocurre así, no anda bien”, afirmó monseñor Moya, al señalar también que se debe ser cuidadoso de la mala ciencia.

De acuerdo a lo expuesto por Moya el sacerdote se encuentra entre lo humano y lo divino y la ciencia la une con Dios y al ser humano.

Luego entonces de la continuación de la misa concelebrada por el mismo reverendo de la Cruz Baldera que cumple 25 años de sacerdocio, monseñor Moya, monseñor Agripino y otros obispos y curas participantes.

De su lado, el rector de la PUCMM, dio las gracias por el apoyo desde sus inicios como hasta ahora en la posición que desempeña, donde destacó la importancia  de la humildad como mejor estilo de vida.

“Nosotros valoramos la persona no por lo que tiene, sino por lo que es”, agregó, tras destacar  que ha vivido tanto amor  que en estos 25 años tiene mucho amor que dar y que lo ha hecho en sus 20 años dedicados a la vida universitaria.