El estudiante de medicina de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD) Warlyn Joselin Báez Báez, de 19 años, fue asesinado a tiros por dos individuos para asaltarlo en Los Casabes, Villa Mella.

El joven vendía café con su madre en la avenida Charles de Gaulle, Santo Domingo Norte, para subsistir. Eran las 5:15 de la mañana cuando Warlyn y su madre Gregorina Báez Sánchez, según cuenta se disponían a salir de su hogar en la calle Bienvenido Dios en Los Casabes, Villa Mella, Santo Domingo Norte en el proyecto Juan Bosch II, para dirigirse a sus puestos de trabajo a vender café, chocolate y té como de costumbre todos los días, cuando fueron sorprendidos por los delincuentes para quitarle el vehículo que iban a abordar.

La madre del occiso fue herida de bala en el brazo izquierdo y permanece inhabilitada para realizar sus labores y oficios, además dijo estar muy angustiada y consternada por la muerte de uno de sus hijos de tres que tuvo, dos hembras de 22 y 16 años, respectivamente y la víctima de 19.

A Gregorina Báez le entristece que su hijo no terminara su carrera universitaria y tampoco cumpliera el sueño de darle una vida digna a ella, quien se levantaba todos los días a las 3 de la madrugada a prepararse para su jornada laboral.

“Él me decía, mi reina, tu sueño será cumplido, oíste, mira cómo voy y me enseñaba su índice académico y lo abracé y le di un beso, le dije, yo sé que tú eres un niño bueno. Ese niño con tanto talento, mi niño tan lindo, me lo arrebataron así, no lo creo aún. Él quería cumplir su sueño de ser un buen doctor y darle una vida digna a su madre porque él no quería que yo trabajara más”, dijo Gregorina Báez.