La deuda acumulada de 170 cabildos a la Tesorería de la Seguridad Social (TSS), desde 2009 hasta la fecha, que asciende a RD$12,000 millones, fuerza a un entendimiento entre las partes que debe pasar por una modificación de la Ley 87-01 que crea el Sistema Dominicano de la Seguridad Social.

El tesorero de la Seguridad Social, Henry Sahdalá ofrece los datos recientes y reconoce la dificultad que tienen los cabildos para cumplir, pero además entiende que hay que parar la situación porque ante un caso similar se aprobó la Ley 177-09 que concedió una amnistía, pero las instituciones volvieron a endeudarse.

Indico que el problema se agrava con el tiempo porque el porcentaje de recargo que está establecido en la ley, que es de un 5 % mensual acumulativo, es decir, un interés compuesto a final de año suma el 80 %. El principal de la deuda, o las cotizaciones sin los recargos por atraso, es de RD$430,000,000, pero solo por concepto de recargo acumulado, el monto asciende a la totalidad de RD$11,800,000,000.

“Hay aproximadamente unos 20,000 empleadores públicos y privados que tienen problemas de deuda con la Tesorería porque el porcentaje de recargo que está establecido en la ley, si se acumulan meses, hace que la deuda se convierta en un monto tan grande que se hace difícil su pago, para no decir imposible”, expresa Sahdalá.

Consciente de esa realidad, entiende que el problema se puede resolver, pero solo modificando la Ley 87-01 porque los recargos, los intereses están establecidos por la legislación y la Tesorería no lo puede resolver de manera administrativa porque carece de facultades.

Para la Federación Dominicana de Municipios (Fedomu), en la persona de su presidente, Rafael Hidalgo y algunos de los alcaldes afectados, la deuda es impagable y plantean una amnistía general y la eliminación del recargo del 5 %, que es lo que abulta el monto y se convierte en una bola de nieve.

“Los ayuntamientos quieren pagar a la Tesorería de la Seguridad Social, sin embargo se le mantiene una factura mensual respecto al pago de un servicio que no recibe y esa es una de la realidad que ahora mismo estamos demandado. Okey, vamos a trabajar con lo que no hemos podido de alguna manera algunos ayuntamientos o distritos municipales cumplir, pero vamos a trabajar en estos dos aspectos”, dijo Hidalgo.

Pero el tesorero tiene otra fórmula de solución: “Nosotros no somos partidarios de una amnistía total, nosotros lo que creemos es que, para lograr que esas personas se pongan al día, somos partidarios de que se elimine el monto del recargo de intereses que tienen acumulados, no la deuda principal, que es de 430 millones de pesos”.