FF

MAO.-  El municipio de Mao, que hasta 1958 formaba parte de la provincia de Santiago, celebra desde el miércoles 25 de noviembre su 133 aniversario de vida municipal.

El 10 de julio de 1882, Mao fue erigido como municipio de la provincia de Santiago, que además conformaban Montecristi, Puerto Plata y San José de las Matas, esta última localidad, sigue perteneciendo a la jurisdicción de la segunda ciudad dominicana.

El 26 de marzo de 1958, mediante una legislación, el municipio de Mao, fue elevado a provincia, que ahora se conoce como Valverde, aunque sigue dependiendo en muchos aspectos de Santiago, según expresan representativos de esta comunidad.

Las actividades oficiales comienzan con el izado de las banderas Nacional y Municipal en la Plaza Centenario, misas en acción de gracias en la catedral Santa Cruz, en las que ha participado el alcalde de Mao, José Peralta, concejales y otras autoridades locales.

De su lado, el director ejecutivo del Consejo de Desarrollo Plan Estratégico de Santiago, Reynaldo Peguero, declaró que desde 1845 hasta el 2013, esa provincia, la más importante de las 14 del norte del país, ha experimentado más de 10 divisiones territoriales y que eso hay que detenerlo desde ya.

«Veamos la historia de las divisiones territoriales, en 1845 a la provincia Santiago pertenecían Santiago como municipio cabecera, (Mao, Puerto Plata, Monte Cristi y San José de las Matas», observó el experto en asuntos territoriales, quien apuntó que más de 100 años después (1956), Monte Cristi y Puerto Plata, fueron elevadas a las categorías de provincias.

Igualmente sostiene que en 1958 las secciones de Villa González, Licey al Medio y Villa Bisonó (Navarrete), fueron elevadas a distritos municipales y, en 1961, el distrito municipal de Villa Bisonó(Navarrete) se aprobó como municipio de la provincia de Santiago.

Peguero reveló que, en ese entonces, la provincia de Santiago no pasaba de 95,000 pobladores, no existía ningún proceso de planificación territorial, y apenas el Ayuntamiento municipal estaba abriendo la primera oficina de planeamiento del país.

En 1984, 23 años después de la última división de la provincia de Santiago, ocurrida en 1961, los legisladores arrancan y dividen territorialmente a Santiago, cuando Licey al Medio fue transformado en municipio.

Conforme a Peguero, en el 1987, cuando el Plan Estratégico no se había formulado, Sabana Iglesia se constituye en distrito municipal y en 1991 Villa González fue elevada a municipio.

El director ejecutivo del Plan Estratégico reveló que en el 2006, se cometió un «sacrilegio» de consecuencias territoriales gravísimas, cuando el sector suburbano de Puñal fue elevado a municipio y Sabana Iglesia, ubicado al suroeste de Santiago fue llevado a igual categoría en el 2007.

Asimismo, refirió que en el 2013, el Distrito Municipal de Baitoa, ubicado al sur de Santiago fue elevado a municipio.

Subrayó que un nuevo fraccionamiento de Santiago, y esos mismos sectores pretenden con el céntrico barrio de Cienfuegos, bajo el alegato de convertido en el municipio Santiago Oeste.

A este respecto, Peguero aclaró que esa propuesta, aprobada en dos sesiones por la Cámara de Diputados, viola el plan de Ordenamiento (POT), altera la Estrategia Nacional de Desarrollo, (ley 1-12) y pone de relajo al presidente de la República y al ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, quienes presentaron la excelente propuesta de Ley de Ordenamiento Territorial y Uso de Suelo, para impulsar un instrumento técnico de carácter sistémico que contiene las medidas y acciones pertinentes para planificar y ordenar de manera participativa todo el territorio nacional.

«El Consejo Estratégico de Santiago (CDES) y más de 350 entidades de Santiago han tomado el «toro por los cuernos» para detener este desorden», observó.

Asimismo, recordó que el ordenamiento territorial nacional propuesto al Congreso, por el presidente Medina impone 14 principios de ordenamiento territorial, facilita nuevos abordajes para que los municipios, ciudades y grandes barrios se ayuden unos con otros (mancomunidades).

También facilita un nuevo esquema de regionalización similar a la división de los Taínos, establece los centros urbanos, obliga a la planificación estratégica y crea un nuevo marco territorial.

En ese contexto, comentó que mientras Santiago acumula suficiente población para transformarse en metrópolis articulada y ordenada, los fracciona listas, quieren dividirla en pedazos.

Ricardo Santana/ EFE