M

PUERTO PLATA.- La gran ilusión que tenían los residentes en el distrito municipal de Maimón con la entrada en funcionamiento de la terminal turística Amber Cove se ha ido diluyendo debido a que según se puede comprobar a pesar de los miles de cruceristas que han arribado al puerto construido en la histórica bahía de allí, no les ha dejado beneficio tangible.

Por esa razón, decenas de dirigentes comunitarios, sociales y religiosos de Maimón, coinciden en señalar que a pesar de que esa localidad es el punto geográfico donde semanalmente llegan varios crucero de la empresa Carnival Cruises Lines y otras compañías procedente de Miami (Florida), Bahamas y Europa, irónicamente los Maimoneros se han quedando oliendo del guisado, ya que todavía no reciben ningún beneficio que favorezca el anhelado desarrollo de esa población enclavada a unos 15 minutos del municipio San Felipe de Puerto Plata.

En ese mismo orden, el dirigente comunitario Osiris Tejada, dijo de manera indignada que ésta es la fecha que el distrito municipal de Maimón no ha sido beneficiado en nada con la llegada de los cruceros de la Carnival Corporation, lo cual ha generado una oleada de disgustos y decepciones en los moradores de esa comunidad.

 

Tejada manifestó que desde el pasado mes de octubre hasta el cursante mes de febrero, a la bahía de Maimón ya han llegado más de 34 cruceros con cerca de 150 mil cruceristas, pero de manera inexplicable a esa localidad han llegado pocos beneficios debido a que las autoridades de turismo y los ejecutivos de la Carnival lamentablemente no tienen a Maimón en el itinerario de atractivos para los cruceristas.

Asimismo, señaló que todo el mundo en Maimón pensaba que tan pronto comenzaran a llegar los cruceros, pues se comenzarían a ver los beneficios que la actividad turística y económica traería a ese lugar, sin embargo ha ocurrido lo contrario ya que los Maimoneros se han tenido que conformar con ver a lo lejos las grandes embarcaciones que llegan a sus costas además de los autobuses y taxis repletos de cruceristas con destino hacia otros puntos de la región.

POR ANTONIO HEREDIA