Una joven mujer recién parida de apenas 16 años de edad, fue encontrada ahorcada en un paraje del municipio de Altamira, dejando en la orfandad a un bebé de apenas 38 días de nacido.

 La fallecida respondía al nombre de Yiselis Encarnación, cuyo cuerpo sin vida fue encontrado pendiendo de un árbol de mango con una extensión eléctrica atada al cuello en el patio de su vivienda de la comunidad Media Luna, enclavada en el extremo oeste de la provincia Puerto Plata.
 Al lugar del macabro hallazgo se presentaron varios agentes policiales acompañados de la fiscal Carmelina Soto Reyes y la médico legista actuante; doctora Ruth Esther Rosario, donde esta última tras examinar el cadáver, determinó que la joven falleció debido a asfixia mecánica por ahorcadura.
 A pocos metros del cadáver de Yiselis fue encontrada una carta suicida que dejó donde expresa los motivos que la llevaron a tomar la fatal decisión, además le pide perdón a su marido y a sus familiares, porque supuestamente no podía seguir cargando con los problemas que les agobiaban.
 Ante varias especulaciones de lugareños, las autoridades emprendieron la investigación sobre este lamentable caso y enviaron el cadáver de la joven fallecida al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (INACIF) en Santiago, para realizarle una autopsia.
 Versiones pueblerinas que circulan en esa comunidad, indican que la joven se encontraba sumida en una depresión post parto, ya que supuestamente sus familiares no le aceptaron la relación con su pareja y hasta le quemaron la ropa hace unos días.
 POR ANTONIO HEREDIA