FF

SANTO DOMINGO.-El presidente del Tribunal Constitucional (TC), Milton Ray Guevara aclaro  que en la idea de legitimidad, hay un criterio de revolución cultural, y donde los jueces tienen que asumir una postura equilibrada.

Al pronunciar el discurso de bienvenida en la XII Jornadas de Derecho Constitucional, Guevara expresó que “se ha afirma con razón, que el status de legitimidad del Tribunal Constitucional solo es posible de obtener, a partir de que los jueces constitucionales asuman una postura equilibrada: de defensa de la división del poder a través de la corrección funcional de las mayorías y minorías”.

“La legitimidad se logra con la integración de las demandas de la sociedad y de los poderes de la autoridad, del respeto de la autonomía del poder político y del poder judicial, así como, del balance del poder entre el gobierno central y los gobiernos locales.

Manifestó que en el caso dominicano, la Constitución no deja lugar a dudas, al establecer en el artículo 184, que sus decisiones son definitivas e irrevocables y constituyen precedentes vinculantes para los poderes públicos y todos los órganos del Estado”.

Al saludar la presencia de jueces de cortes y tribunales de Latinoamérica y El Caribe en el acto inaugural de la XXII Jornadas de Justicia Constitucional que tiene como tema ¨La Legitimación de los Órganos de la Justicia Constitucional en el Siglo XXI¨, el presidente del TC hixo énfasis en la defensa de los derechos constitucionales .

A su juicio los tribunales constitucionales se encuentran, “a mitad de camino entre la sociedad y el Estado; en tanto defienden el consenso del interés general de la sociedad y los derechos fundamentales de las personas frente a los poderes públicos y privados y constituyen un espacio ciudadano”.

Antes, dijo el doctor Ray Guevara, la defensa de la Constitución se hizo por la vía de las armas, hoy en cambio, la existencia de una jurisdicción constitucional autónoma, pujante y comprometida, garantiza que se trabaje en paz y armonía para lograr una sociedad en la que se viva en Constitución.

El evento se enmarca en la celebración del Mes de la Constitución de la República Dominicana, en el que se realizan diversos actos culturales, académicos, deportivos para conmemorar el 171 aniversario de la proclamación de la primera Constitución, el 6 de noviembre de 1844 en la Villa de San Cristóbal.

El Tribunal Constitucional inauguro la XII Jornada de Derechos Constitucionales con el tema “Legitimación de los Órganos de la Justicia Constitucional en el Siglo XXI”, con la asistencia de delegados de Colombia, Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Nicaragua, Panamá, Puerto Rico, el Consell de Garanties Estatutaries de Catalunya, el Centro de Estudios y Formación Constitucional de Centroamérica y El Caribe, (Cefcca) y el Tribunal Constitucional dominicano.

La mesa de honor estuvo integrada por el magistrado Ray Guevara, el doctor César Pina Toribio, Consultor Jurídico del Poder Ejecutivo, el ex vicepresidente Rafael Alburquerque, el doctor Jaume Vernet Llobet, Consejo Estatutarios de Catalunya, la magistrada Leyda Margarita Piña Medrano, magistrado Joaquín Borrel Mestre, Luis Ernesto Vargas Silva y el magistrado Wilson Gómez.

La conferencia de apertura estuvo a cargo del doctor Luis Ernesto Vargas Silva, expresidente y juez de la Corte Constitucional de Colombia, quien enfocó el tema “Legitimación de la Justicia Constitucional”, resaltando que la concepción del juez constitucional como garante de los derechos de las minorías, el carácter material de la cláusula de supremacía constitucional y la consideración de las Constituciones como textos que no son económicamente neutros y que, por ende, imponen una particular visión del mercado desde el Derecho.

El conferencista citó a Robert Alexy, que define a los derechos como dispositivos contramayoritarios y dijo que la descripción lleva a considerar, con base en el mismo autor, que los derechos son profundamente democráticos y a la vez, decididamente antidemocráticos

“Esto puede resultar bastante paradójico, sobre todo si se tiene en cuenta que buena parte de la literatura sobre la materia sostiene que los derechos fundamentales son un elemento definitorio del modelo democrático desde su punto de vista sustantivo. No obstante, el carácter antidemocrático de los derechos fundamentales no se explica como una falencia, sino como una virtud: la contención de las mayorías y la protección de las minorías”, expresó.

El magistrado Vargas Silva definió como minoría a aquel grupo que ha sido históricamente discriminado y, por esta razón, está generalmente imposibilitado para tramitar sus reclamos, en términos de derechos, a través del ejercicio de la democracia representativa. “Mujeres, indígenas, personas en situación de discapacidad o personas LGTBI son ejemplos paradigmáticos de minorías”.

Explicó que se trata de grupos que se enfrentan a una sociedad patriarcal, etnocentrista, racista, homofóbica y, en general, discriminatoria.

Afirmó que ante la deficiencia del poder legislativo en regular esta situación ha entrado con fuerza la justicia constitucional a servir de garante de los derechos.

“En ese sentido, pueden evidenciarse dos modalidades de acción de los tribunales constitucionales que lo compatibilizan con el modelo democrático”, indicó.

Las XXII Jornadas de Derecho constitucional, que se extenderán hasta el viernes, incluyen siete conferencias y tres paneles, en los que participarán expertos nacionales y extranjeros, la mayoría magistrados de tribunales constitucionales y de cortes supremas.

Por Lilliam Mateo..EL NUEVO DIARIO