El juez del Séptimo Juzgado de la Instrucción del Distrito Nacional encargado de conocer la etapa preliminar o juicio a las pruebas del caso Antipulpo, Deiby Timoteo Peguero Jiménez, dispuso que los acusados puedan leer desde la cárcel de Najayo, junto a sus abogados, el expediente, que entre pruebas y acusaciones, consta de unas 103 mil páginas.

Las pruebas y evidencias presentadas por el Ministerio Público ocupan aproximadamente 194 gigas de memoria, aclaró el titular de la Procuraduría Especializada de Persecución a la Corrupción Administrativa (Pepca), Wilson Camacho, quien dijo además, que el Ministerio Público no se opone a que los imputados tengan esta facilidad.

«El Ministerio Público no se opone (a que los imputados conozcan las pruebas) por que ese es su derecho y es evidente que el Ministerio Público ha depositado un huracán de pruebas en este proceso. Un huracán categoría cinco y es proporcional que la defensa tenga la oportunidad de revisar este torrente», expresó Camacho al salir del Palacio de Justicia de Ciudad Nueva.

El Ministerio Público deberá, por orden del juez, habilitar un espacio en la cárcel para que se reúnan los abogados y los imputados a revisar los cargos.

Para el próximo 21 de febrero, a las 9:00 de la mañana, será la revisión obligatoria del caso.