Iglesia-La-Altagracia1

Santo Domingo, .- La Iglesia Católica censuró acremente la falta de ideología y el desinterés de servir de quienes ejercen la política en la República Dominicana, señalando que han hecho del proselitismo un “burdo negocio”.

El clero dominicano cuestiona que en el país los políticos invierten mucho dinero para luego recuperarlo con creces a costa de las necesidades del pueblo.

“Ahí tenemos la compra de cédulas y de conciencia, un cáncer que está haciendo metástasis en el cuerpo social dominicano, que de no ser tratado a tiempo puede llevar a la muerte la democracia que decimos defender”, afirma.

La reflexión eclesial está contenida en el editorial del periódico Camino, principal órgano de difusión a nivel nacional de la Iglesia Católica, que circulará a partir de este domingo 22.

El semanario, auspiciado por la Conferencia del Episcopado Dominicano, afirma que en el país es tiempo ya de poder el árbol de la democracia.

“Se hace urgente la aprobación de la Ley de Partidos para así evitar que en cada proceso electoral tengamos que seguir viendo los mismos vicios estructurales que en otras latitudes han sido superadas”, añade.

El editorialista reprocha la conducta antidemocrática que exhibió la clase política en el pasado proceso electoral, razón por la que hoy varias familias lloran la partid de parientes que murieron durante las votaciones.

“A los responsables de estos hechos abominables debe aplicárseles la Ley. Las elecciones jamás dan licencia para matar y no recibir castigo”, precisa.

El editorial de Camino, con el encabezado que dice “Lecciones de un proceso”, elogia el ejemplo dado por el pueblo dominicano con el buen comportamiento y civismo en las elecciones del pasado domingo.

“Ahora les toca a los actores que estuvieron inmersos en este ejercicio democrático, actuar apegados a la ley, dejando atrás las pasiones y el fanatismo que nada aportan para dirimir cualquier conflicto, y que por encima de todo, prevalezca la voluntad del pueblo expresada en las urnas. Es hora de sembrar la paz”, concluye.