F

Santiago.-La Iglesia Católica atribuye la muerte por dengue y prácticamente ocho mil afectados por la enfermedad a que las autoridades de Salud Pública han bajado la guardia en su tarea de concienciación a la población y de labores preventivas.

En tanto, que la dirección provincial de Salud, a realizó una actividad preventiva y un performance denominado el “dengue asunto de todos y todas”.

En sus críticas, la iglesia refiere que al parecer los funcionarios se le ha olvidado que la alerta debe ser todo el año y que al parecer los mecanismos fallaron para que no se tomaran las medidas de lugar y ahora se produzcan decesos que pudieron evitarse.

“El momento es para aunar esfuerzos, y juntos, por encima de banderías políticas, sumarnos a una campaña seria y permanente de prevención, atacando los focos de criaderos del mosquito que tanta tristeza a llevado a decenas de hogares dominicanos”, indica en el editorial del semanario Camino.

Indica que las autoridades han pasado por alto que el dengue está presente todo el año, y que el mosquito Aedes Aegypti que lo transmite no toma vacaciones.

Un reciente informe epidemiológico de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) así lo confirma, reflejando que entre catorce países latino­americanos, nuestro país tiene el mayor número de fallecimientos por dengue.

De su lado, Eunice de los Santos, de la dirección regional de Salud Pública, dijo que el objetivo de esta iniciativa  es concienciar a la ciudadanía de que el dengue es un problema con el que todos deben contribuir.

Esta acción fue realizada en los alrededores de las oficinas de Salud Pública con la participación de los empleados de la institución, enseñando a recoger todo envase desechable que acumule agua, tales como vasos, platos, botellitas y otros.

Concluida esta actividad caminaron hacia la institución donde sembraron plantas en un espacio decorado con neumáticos, aprovechados para que no se acumule en ellos  la larva que da lugar al desarrollo del mosquito Aedes Aegyptus, productor del dengue.

POR MIGUEL PONCE