Santiago.-La Iglesia Católica planteó la necesidad de crear en el país una cultura de respeto a lo ajeno y sobre todo, en aquellos que administran fondos públicos para enfrentar la corrupción.

Asimismo, considera necesario y urgente la independencia en los poderes del Estado, para que en el caso de la justicia, esta pueda actuar sin ataduras contra aquellos que transgreden las leyes.

“Que la rendición de cuentas sea parte de nuestra cotidianidad. Esta actitud debe estar presente también en los gremios profesionales, sindicales, juntas de vecinos y en todas las organizaciones que existen en nuestro país”, apunta el semanario Camino

Entiende que trabajar en una cultura de respeto, ejercitará en la fidelidad a lo poco y a lo mucho.

“Para curar esta enfermedad social es necesario que quienes nos gobiernan se vistan de coraje, dejando atrás la complicidad por no tocar a sus amigos que les han fallado. Proteger a los desfalcadores de los fondos públicos es un crimen”, puntualiza.

Lamenta que la corrupción se lleve el 7% del Producto Interno Bruto, PIB, en el mundo, sin que esto implique sanciones.

Como vemos, este cáncer que tanto daño ha causado a los países más pobres, llevando a la miseria millones de personas que en los llamados países del tercer mundo viven en condiciones infrahumanas.