Con la celebración del Domingo de Ramos, la Iglesia Católica inició hoy la Semana Santa, fecha que conmemora la Pasión y Muerte de Jesús.

Con cantos, alabanzas palmas, la Iglesia recuerda la entrada triunfal de Jesús a Jerusalén, en la que el pueblo mantiene la esperanza de la resurrección del llamado Mesías.

Durante la procesión, que contó  con una representación  de los 12 apóstoles y toda  la feligresía, el padre Kennedy Rodríguez, de la parroquia mediática San Antonio de Padua,  dijo que la Semana Santa es un tiempo para vivirlo con humildad y entrega.

El acto inició  el en parque Eugenio María de Hostos, frente al Malecón, desde donde recorrieron la avenida George Whasigton hasta llegar a la parroquia donde inició la misa.

 En la homilía, el sacerdote destacó que la semana mayor es el momento litúrgico más  intenso de todo el año, por lo que se debe dedicar a la oración y a la reflexión en los misterios  de la Pasión y Muerte de Jesús para aprovechar todas las gracias.

“Vivir la semana Santa es acompañar a Jesús con nuestra oración, sacrificios y arrepentimiento de nuestros pecados”, destacó  el sacerdote Rodríguez.

El religioso recordó que lo importante de este tiempo no es recordar con tristeza lo que Cristo padeció, sino por qué murió y resucitó.

La semana Santa termina el domingo de Resurrección, día en que Jesús venció a la muerte.

POR JUANA RODRIGUEZ