El predictor de la Onamet, Henry Agramonte

A partir de hoy inicia el verano hasta el próximo lunes 23 de septiembre, es decir, 93 días de temperaturas elevadas, disminución de las lluvias y aumento de la sensación de calor que es agravada por la presencia del polvo del Sahara, y por los prolongados apagones en el país.

“Inicia el verano, la estación más larga del año con vientos cálidos y temperaturas que oscilan entre 32 y 34 grados Celsius. También está llegando el polvo proveniente del desierto del Sahara, que viene unido con los vientos alisios y las ondas tropicales de poca incidencia, porque todavía la zona tropical está muy por debajo de su actividad en aguas del mar Caribe. Estas ondas tropicales, al cruzar tan bajo, también traen este polvo,Para este fin de semana vamos a tener el polvo del Sahara”, explicó Henry Agramonte, meteorólogo.

Sostuvo que este fenómeno afectará a El Caribe y Centroamérica, además de que durante el tránsito de la nube de polvo, los amaneceres y atardeceres podrían verse rojizos.

Agramonte dijo que estudios científicos han demostrado que en la cuenca del Caribe, el 30% de las bacterias aisladas del polvo, presentes en el aire, son patógenos capaces de transmitir infecciones a plantas, animales o personas. Recomendó el uso de mascarilla por parte de personas con enfermedades respiratorias, cubrir fuentes de agua como pozos, recipientes o estanques y utilizar gafas de sol.

La Oficina Nacional de Meteorología (Onamet) pronostica que este verano traerá consigo temperaturas más elevadas con relación al año pasado, por lo que recomienda a las personas hidratarse lo suficiente y no exponerse al sol directamente entre 11:00 de la mañana a 4:00 de la tarde.

El verano se caracteriza porque los días son más largos y las noches más cortas. En el hemisferio septentrional, el verano tiene lugar entre junio, julio y agosto, mientras que en el meridional corresponde a diciembre, enero y febrero.

Onamet también precisó que “para esteviernes predomina un ambiente soleado y de escasas precipitaciones sobre nuestra área de pronósticos, debido a la incidencia de una masa de aire con escasa humedad y abundante partículas de polvo del Sahara.