Rafael Tomás Jaime

Grupos haitianos comenzaron a salir de República Dominicana de manera voluntaria, por encontrarse en condiciones de ilegalidad y porque no pudieron registrarse a tiempo para regularizar su estadía en territorio dominicano, cuyo proceso concluye este miércoles.

Por los cruces fronterizos de Dajabón, Jimaní, Elías Piña y Pedernales, se observan autobuses, camiones y camionetas repletos de hombres, mujeres y niños haitianos con ajuares que retornan desde territorio dominicano.

Se observó que familias enteras tomaron la decisión de forma voluntaria, para evitar la detención y exponerse a las expulsiones de parte de militares y autoridades dominicanas.

Los haitianos proceden de zonas de producción agropecuaria, Santiago, el Distrito Nacional, Barahona, San Pedro de Macorís, La Romana, La Altagracia, Monte Plata y la provincia Santo Domingo.

A la medianoche de mañana concluye el período de 18 meses otorgado mediante la Ley 169-14 para que haitianos y otros extranjeros se registraran en la Dirección General de Migración mediante la aplicación del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros en Condiciones de Irregularidad.

Para esos fines fueron habilitados 18 centros de registros en todo el país y unos 250 mil extranjeros han sido inscritos para regularización de su estatus en el país, pero decenas de miles no lograron hacerlo, por lo cual han iniciado el éxodo voluntario hacia Haití.

Los haitianos se transportan acompañados de utensilios de cocina, efectos electrodomésticos, envases plásticos, colchonetas y otros ajuares en su regreso hacia su país.

En tanto, más de dos mil soldados dominicanos han sido capacitados y distribuidos en centros fronterizos habilitados para alojar a los haitianos indocumentados detenidos para repatriarlos hacia su país.