F

CHARLESTON, Carolina del Sur. La importancia de reportar de manera precisa los hechos y de fomentar un diálogo por medio de un periodismo riguroso fueron resaltados en el panel sobre “Buen Periodismo de las Malas Noticias” que inauguró los trabajos de la 71a. Asamblea General de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que se celebra en esta ciudad del Sur de los Estados Unidos.

Bajo la moderación de Mitch Pugh, editor ejecutivo de The Post and Courier, principal diario de la ciudad, el alcalde Joseph P. Riley Jr., el jefe de Policía, Greg Mullen y los reporteros Glenn Smith, Jeff Matthews y Liza Gross, se expuso acerca de la tragedia de la iglesia Enmanuel, en junio de este año, donde un joven mató a nueve personas en un crimen de corte racial.

El periodista Smith se refirió a la importancia de contar la historia con seriedad, reportando los hechos en forma correcta y precisa, mientras el fotógrafo Matthews señaló el deber de no ser irrespetuoso con el dolor ajeno en una situación de tragedia.

Matthews destacó que en estos casos, el reportero gráfico tiene que buscar la perspectiva adecuada, porque la mejor fotografía no siempre está en el lugar de la tragedia, sino en los alrededores.

El jefe de la Policía local, Mullen, que fue muy elogiado por la forma en que manejó la crisis, destacó que en situaciones como la ocurrida en la Iglesia Episcopal Metodista Africana Enmanuel hay que estar consciente de que la prensa será un componente esencial, pero que el problema es la velocidad de la información.

El deber de los oficiales es evitar que los rumores y la información incorrecta interfieran con la solución a los problemas, dijo.

Para el jefe policial lo peor hubiese sido perder credibilidad al no ofrecer información precisa de los hechos.

El alcalde de la ciudad se refirió a que su deber era dar esperanza a la comunidad y a que para ello no podía perder la credibilidad, pues debía mantener el momento positivo en medio de la gran tragedia.

Finalmente, Liza Groos, de la ONG Solution Journalism, recalcó la importancia de que el periodismo deje de ser guardián y se convierta en guía por medio del diálogo.

Enfatizó que lo importante es contar toda la historia, no solo la parte de ficción, para crear un diálogo a base de periodismo riguroso, pues las comparaciones entre hechos a veces se quedan en la superficie, y el deber del periodismo es indagar más.