F

SANTIAGO.-El ex director y actual jefe de docencia y coordinador  de la unidad de dengue del hospital infantil, doctor Arturo Grullón, aseguró ayer que todos los centros del país cuentan con los equipos necesarios para atender los pacientes con dengue y recomienda que por muy delicado que sea el caso, no debe ser referido a otro.

El doctor Julio  Cabrera , entrevistado en la primera tertulia de La Información sobre esa enfermedad, aseguró que, con un dengue debidamente atendido, no debe morir un paciente, porque su atención, no requiere de una inversión de grandes recursos económicos.

En ese sentido, el especialista dijo que para el manejo con éxito de este padecimiento es fundamental la educación de la población, porque si los afectados no acuden a tiempo al centro de salud, su situación podría complicarse.

Explicó que a ello se suma también el hecho de que, el paciente pueda encontrarse con un médico mal orientado, sobre el conocimiento de lo que es el protocolo a seguir, quien debe advertirle al afectado, que debe volver a una nueva cita, en caso que se detecten signos de alarma.

SIGNOS DE ALARMA:

El también jefe clínico del hospital infantil, centro que da servicio a las 14 provincias de la región del Cibao, dijo que en el conocimiento de los signos de alarma, a tomar en cuenta, para el éxito en el manejo de la enfermedad, es necesaria la educación.

“Porqué, no ha ocurrido en veinte años que tenemos con dengue, lo que ocurre en Costa Rica, que es el país de la región con menos índices de casos de muerte, porque la población dominicana, no tiene los conocimientos,  de cuáles son los signos de alarma de la enfermedad”, precisó.

En ese sentido Cabrera Pérez explicó, que los signos de alarma a tomar en cuenta en el paciente con dengue son dolor abdominal, nauseas y vómitos persistentes, síntomas que cuando se presentan en más de tres ocasiones, hay que acudir inmediatamente al médico, para comenzar la vigilancia.

Manifestó, que el dengue es una enfermedad breve, que dura un promedio de siete días, pero advirtió que cuando las fiebres desaparecen, es la etapa más peligrosa, porque es en ese momento cuando se corre, el riesgo de morir.

Por ello aconseja que cuando desaparezcan las fiebres, hay que ver si se producen los signos de alarma, para acudir rápidamente a donde el médico, quien habrá de dar el seguimiento necesario.

ATENCIONES:

Cabrera preció, que los dos primeros días que el paciente se sienta fiebre debe tomar mucho líquido, tanto agua como jugo, para mantener la hidratación hasta tanto se presenten los signos de alarma.

Precisó que después de detectada la enfermedad, el médico que trata al paciente tiene que ponerle líquido, para mantener su hidratación si le hace falta, pero no lo puede pasar, de ahí la importancia de mantener una vigilancia permanente.

MEDIDAS:

El especialista saludó el encuentro sostenido recientemente por la ministra de Salud Pública, doctora Altagracia Guzmán Marcelino, con el ministro de Educación Carlos Amarante Baret, porque entiende fundamental que dentro de las asignaturas se inserte la educación, sobre la necesidad de eliminar los criaderos de mosquitos.

Entiende, que es necesario que los estudiantes asuman como una cultura las medidas de prevenir la enfermedad, instruyéndolo sobre cuáles son las características, para que desde el hogar se tomen las precauciones necesarias.

Cabrera sostuvo, que otras de las iniciativas a implementarse es la coordinación con los ayuntamientos, para que estos se empeñan en mejorar la recogida de los desechos y que se haga como en el país de referencia, Consta Rica, donde quien lanza un neumático en lugares donde se pueda convertir en reservorio de agua se multa.

Dijo que como parte de las medidas a tomar en cuenta, es que los primeros dos días de fiebre hay que mantenerse consumiendo mucho líquido y reposo, los adultos no deben ir al trabajo y en el caso de los niños, no enviarlo a la escuela o colegio.

Manifestó que en caso de que el paciente resulte con la enfermedad, no perderá su hidratación, por lo que cuando se le hagan los análisis si las plaquetas salen bien, prueba que deben continuar hasta el tercer día, momento en que comienza el tiempo crítico en caso que sea dengue.

Propone además que toda la población,  sume esfuerzo para prevenir la enfermedad, tomando en cuenta además la potabilización y el manejo del agua, reiterando que la atención del dengue se puede hacer desde cualquier centro de salud del país.

CASOS HOSPITAL:

El doctor Elías Cabrera Pérez dijo que en lo que va de año han atendido 507 casos de dengue, de los cuáles han fallecidos 9, siendo sólo uno de Santiago y el restos de las provincias, monseñor Nouel, Hermanas Mirabal, Dajabón, Monte Cristy y Puerto Plata.

Recordó que el pasado año (2014), a la misma fecha habían atendido 407 casos, de los que fallecieron siete, donde los muertos, no duraron más de 24 horas en ese centro de salud.

REFERIMIENTO:

Reforzando su tesis de que todos los centros de salud cuentan con los equipos necesarios para atender a los afectados por este padecimiento, el doctor dijo que no es pertinente que los pacientes con dengue sean referidos a otros centros de salud, porque en el traslado se pierde tiempo y se pueden complicar.

Aclaró que los pacientes no se pueden manejar desde la casa, sino que se trata de una atención enzimática, porque el médico tiene que estar las 24 horas atendiendo al paciente, lo que calificó como un sacrificio.

“El médico que recibe un paciente por dengue, debe terminar con él, no lo puede dejar a otra, persona, pero además hay que educar las enfermeras, para que tengan pleno conocimiento del manejo de esta enfermedad, éstas constituyen un recurso valioso”, subrayó.

Cabrera fue reiterativo en señalar que el dengue lo puede manejar cualquier médico, por lo que no hay necesidad de ser hematólogo o internista, pero los esfigmómetros, deben estar en perfectas condiciones, para ofrecer los servicios al paciente.

VIGILANCIA:

El doctor destacó en el año 2013, las autoridades y el equipo que componen la unidad de dengue del hospital Arturo Grullón, hicieron un experimento, para demostrar que es posible evitar la muerte por dengue.

Se pusieron a vigilar día y noche, sin importar las condiciones, durante tres meses y no falleció nadie, aclarando que no se puede pretender que un médico atienda todos los casos.

 AUTOPSIA:

El galeno dijo que es necesario que todos los pacientes que mueren por dengue se le practiquen, una autopsia, donde se pueda determinar si el fallecido murió porque fue pasado de líquido o porque le hizo falta.

Consideró que eso contribuye a disminuir los casos de muerte y aprender a tratar mejor al paciente, por eso en el Arturo Grullón, ellos hospitalizan sólo los pacientes que presentan alarma.

Aclaró sin embargo que cuando se trata de casos especiales, como los niños menores de un año deben ser hospitalizados antes de tener los síntomas de alarma, porque son sujeto a complicarse y lo mismo pasa con los diabéticos y las embarazadas.

Dijo que no se puede ingresar a todos los pacientes que tienen fiebre, porque el sistema colapsaría, porque los criterios de atención están establecidos en las normas y protocolos.

Explicó que es importante hacer el diagnóstico al paciente, porque es peligroso no tratar el paciente creyendo que no tiene dengue, o creyendo que tiene gripe

POR FELIX PARRA