POR AP

Más de 900 cadáveres de civiles han sido descubiertos en la región que rodea la capital ucraniana de Kiev tras la retirada de las fuerzas rusas, la mayoría de ellos con heridas de bala, informó la policía , en lo que da un indicio de que muchas personas fueron “simplemente ejecutadas”.

El número de muertos duplica el anunciado por las autoridades ucranianas hace casi dos semanas.

Andriy Nebytov, jefe de la policía regional de Kiev, dijo que los cuerpos fueron abandonados en las calles o se les dio sepultura temporal. Citó datos de la policía que indican que el 95% murio por heridas de bala.

“En consecuencia, entendemos que bajo la ocupación (rusa), la gente fue simplemente ejecutada en las calles”, aseguró Nebytov.

Cada día se encuentran más cadáveres, bajo los escombros y en fosas comunes, añadió. Dijo que el mayor número de víctimas se encontró en Bucha, donde había más de 350.

Según Nebytov, los trabajadores de los servicios públicos de Bucha recogieron y enterraron los cadáveres en el suburbio de Kiev mientras éste permanecía bajo control ruso. Las tropas rusas, añadió, estaban “persiguiendo” a las personas que expresaban fuertes opiniones proucranianas.

Mientras tanto, el Ministerio de Defensa de Rusia prometió aumentar los ataques con misiles contra la capital ucraniana en respuesta a una supuesta agresión de Ucrania en territorio ruso, una advertencia ominosa que se produjo tras la pérdida de su buque insignia en el Mar Negro.

La amenaza de intensificar los ataques contra la capital ucraniana se produjo luego de que funcionarios rusos acusaron a Ucrania de causar heridas a siete personas y dañar unos 100 edificios residenciales con ataques aéreos en Bryansk, una región limítrofe con Ucrania. Las autoridades de otra región fronteriza de Rusia también informaron de bombardeos ucranianos .