F

SANTIAGO. El director del periódico católico Camino, vocero escrito de la Iglesia Católica, aclaró este jueves los traslados de varios curas-párrocos en la Arquidiócesis de esta provincia, e indicó que no existen fricciones con el arzobispo local, monseñor Freddy Antonio de Jesús Bretón Martínez.

Virgilio Apolinar Ramos (Polo) en declaraciones en su despacho del periódico Camino, indicó que los feligreses les toman aprecio a los curas de las comunidades y entonces cuando les toca su traslado tratan de evitarlos.

“Pero con el tiempo, luego le toman aprecio a los nuevos encargados de las parroquias y después quieren que les extiendan su período de servicios”, subrayó Ramos.

Indicó que el caso más sonoro fue el de la parroquia San Pablo, del municipio de Villa González, donde estaba el reverendo William Almonte y en su lugar fue nombrado Teófilo Estévez.

“Cada comunidad debe entender que los curas-párrocos están de paso en cada lugar donde desempeñan sus funciones pastorales”, precisó Ramos.

Recordó que el tiempo máximo que se le da a un funcionario de la Iglesia Católica son 3 o 4 años y que algunos de los removidos promediaban más de ese tiempo.

Asimismo, Ramos aclaró que no existe ninguna fricción entre el arzobispo Freddy Antonio de Jesús Bretón y la feligresía local.

POR NARCISO RAFAEL PEREZ ADAMES