M

El diputado  por el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), Pedro Botello, acudió este lunes al Palacio de la Policía Nacional en atención a la querella a presentada por el ex alcalde de La Romana, Juan Antonio Adames, de que su vivienda fue tiroteada en un hecho en el que implicó al legislador.

El congresista afirmó que la situación “se trata de un show del vocero de la policía”,  y que está abierto a que le tomen la prueba de la parafina y que las cámaras de seguridad de la residencia del ex edil deben ser revisadas para que se compruebe qué fue lo que realmente sucedió.

Máximo Báez Aybar, vocero de la uniformada, quien había rechazado que el organismo tenga una persecución política en contra del diputado, no le recibió este lunes por lo que Botello se retiró de la institución del orden.

Botello acudió acompañado de una delegación de juristas, entre ellos, Freddy Mateo, quien también dijo que se trata de una persecución política.

Se recuerda que el viernes pasado, Botello se atrinchero en las instalaciones del Congreso Nacional porque, según el legislador, la Policía Nacional y la Procuraduría General mantienen una persecución en su contra por lo que teme por su vida. El diputado reformista advirtió entonces que no abandonará las instalaciones del Congreso Nacional, hasta que no se le garantizara su integridad física y aseguró que se resistirá a un arresto arbitrario.

Manifestó en esa ocasión que tiene muchos enemigos dentro de la contienda política y que no tiene nada que ver con el tiroteo a la residencia del suspendido alcalde de La Romana.

POR CLAUDIA RODRIGUEZ