SANTO DOMINGO. La Procuraduría General de la República dijo que el senador Julio César Valentín Jiminián no aumentó su patrimonio en un 224% como afirmaban en la solicitud de medida de coerción, y que no se pudo comprobar que haya sido sobornado por la empresa Norberto Odebrecht para favorecer la aprobación y ejecución de los proyectos Autopista El Coral, Corredor Duarte I, Carretera Casabito, Carretera Río Jarabacoa y Corredor Duarte II.

En el archivo provisional de la persecución penal contra el legislador, el procurador Jean Alain Rodríguez y Laura Guerrero Pelletier, directora de la Procuraduría Especializada en Persecución de la Corrupción Administrativa (PEPCA), afirman que el aumento excesivo que se reflejaba en el patrimonio de Valentín Jiminián se debe a que en su declaración jurada de bienes del 2016, él incluyó dos inmuebles y un vehículo adquirido por su esposa en el 2014, pero antes de su matrimonio.

“Estos inmuebles, en realidad pertenecen a su actual esposa, la Sra. Rosira Pichardo y fueron adquiridos por ella a título personal en el año 2014, antes de su matrimonio con Julio César Valentín Jiminián, celebrado el 9 de noviembre del 2014, de ahí que no pueden ser considerados como parte del patrimonio del imputado, a pesar de que fue este quien lo presentó en su declaración jurada, sin establecer que se trataba de inmuebles que no le pertenecían”, dice el auto número 00011.

La Procuraduría dice que el análisis financiero practicado al desenvolvimiento económico de Valentín, quien según el exgerente de Odebrecht, Marcos Vasconcelos Cruz, habría recibido recursos indebidos, demuestra que sólo lo percibido por concepto de salarios del 2000 a 2017, se aproxima a lo establece en su declaración jurada, RD$74,834,124.21

De igual modo, se explica que los vehículos de lujo que le atribuyeron, fueron adquiridos por él para terceras personas, haciendo uso de las exoneraciones que le son dadas en su condición de senador.