FF

 Santiago, .- Entre bombas lacrimógenas, disparos y pedradas así se realizo un enfrentamiento, en un el desalojo de al menos 250 familias del improvisado barrio Villa Real, en el sector El Ingenio de esta ciudad. 

Todo inicio a las cinco de la madrugada de este viernes, agentes policiales se presentaron junto a un abogado que dijo representar al supuesto propietario Edgar Llite.

Desalojan 200 familias en barrio de Santiago

Los pobladores impidieron el acceso de las máquinas, lo que generó un clima de tensión en el lugar, lo que origino un enfrentamiento las autoridades.

“En medio de las amenazas de desalojo que pesan sobre unas 250 familias que viven en terrenos ubicados a entrada del sector del improvisado barrio Villa Real, en mi condición de munícipe y presidenta de Junta de Vecinos, le estoy pidiendo al presidente Danilo Medina, darle un tratamiento de Estado a este caso y no dejar que la suerte de centenares de niños, mujeres ancianos y jóvenes, sea decidida por una decisión judicial, que a todas luces no sería justa”, sostuvo Minerva Rodríguez, presidenta de la junta de vecinos.

Aseguró que esas familias entraron a estos terrenos sin que nadie le hiciera oposición, pero que ahora se encuentran en peligro de ser desalojados por los cual reiteró su petición al presidente Medina a fin de que pueda intervenir en favor de casi 250 familias que allí viven en condiciones humildes.

Dijo además que estos terrenos estaban totalmente baldío, ya que lo que parecía eran un pantano, y luego que nosotros lo invadimos, ahora han aparecieron dueño, situación que no vamos a permitir que no saque de aquí.

Varias personas fueron intervenidas en centros de salud debido a los gases lanzados. Ángel Caraballo, uno de los afectados, dijo que adquirió su terreno en cien mil pesos.

“Esto que hice fue con el ahorro de toda mi vida y ahora nos dejan en las calles”,  indicó Caraballo. La comunidad asegura los supuestos propietarios carecen de documentos legales.

Finalmente, reiteró el llamado a las autoridades para buscar una salida a la situación sin atropello, significando que está comprometido a estar al lado de estas humildes familias en pro de que tengan garantizado un techo para vivir, lo que es un derecho que nuestra Constitución les da y una obligación para el Estado y sus autoridades.