M

PUERTO PLATA.- Con gran impotencia decenas de personas que laboran en embarcaciones pesqueras observaron como miles de litros de aguas contaminada con heces fecales, orines y otros desechos humanos fueron vertidas directamente al mar en el viejo muelle de ésta ciudad luego de que un camión succionador limpiara el registro sanitario de un edificio que aloja las oficinas locales de varias dependencias estatales.

El hecho violatorio a la leyes ambientales se produjo la tarde del pasado lunes, cuando de manera abusiva los operarios de un camión succionador privado que fue contratado para limpiar el registro sanitario del edificio que alberga las oficinas del Ministerio de Hacienda, la Dirección General de Aduanas (DGA) y de la Autoridad Portuaria Dominicana (APORDOM), cuyos ejecutivos al parecer ni siquiera se dieron cuenta de la situación.

M

Se recuerda que el Artículo 191 de la Ley 276 que rige las Aguas en la República Dominicana en sus letras e, f y g, prohíbe de manera rotunda descargar o efectuar vertidos en forma permanente, intermitente o fortuita de aguas residuales procedentes de las descargas domiciliares y conducidas por la red de alcantarillado sanitario que incluyen las aguas negras y las aguas grises, al litoral costero marino de nuestra nación ya que esa acción se tipifica como una contravención a lo dispuesto por la presente norma jurídica con su reglamento y demás normativas.

bglks5cv

De acuerdo a lo que se puede denotar en éstas fotografías suministradas de manera confidencial a éste medio de comunicación se puede observar al citado camión succionador como descarga de modo directo hacia el mar  mediante mangueras, miles de litros de aguas cloacales sin ningún tipo de tratamiento causando que el perímetro marino adquiera un color negruzco ya que esa acción implica una alteración perjudicial de las características físicas, químicas y biológicas del ecosistema marino en una franca violación a las leyes.

Hasta el momento no se ha recibido una explicación al respecto por parte de las autoridades representantes de las instituciones públicas que cohabitan en el edificio contiguo al viejo muelle de Puerto Plata, sobre el arrojo de miles de litros de aguas contaminadas con materia fecal y orines de manera directa al Océano Atlántico, en una innegable contravención a la Ley General de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Ley No.64-00) además de la Ley que rige las Aguas en la República Dominicana (Ley No. 276).

POR ANTONIO HEREDIA