FF

Santiago.-Las constantes acciones de comunidades de tomar la justicia en sus manos y los intentos de linchamientos, algunos consumados, ponen en tela de juicio la falta de respuesta de las autoridades.

Y es que la facilidad con que suelen salir los delincuentes, a pesar de estar implicados en atracos y hasta homicidios, es lo que ha despertado la ira de los que se constituyen en turbas para ultimar a los maleantes.

Dese la pasada semana a la fecha, fueron ultimados por comunitarios dos presuntos delincuentes y otros cuatro presentan lesiones debido a los golpes propinados.

Uno de los casos de linchamiento sucedió en la comunidad La Lotería en Santiago y otro en Jayaco en Bonao.

En el Ensanche Libertad una turba  tras sorprender robando a un hombre solo identificado como Manuel, le rompieron las piernas.

Mientras que en el municipio de Sabana Iglesia, una multitud penetró a la vivienda de un presunto atracador identificado como José Antonio Suriel de 37 años de edad e intentó lincharlo.

La paliza hizo que fuera ingresado en el hospital regional José María Cabral y Báez, donde permanece en cuidados intensivos.

La comunidad acusa a Suriel de matar a Alejandro Salomón Rosario Collado de 65 años de edad.

El pasado 17 de noviembre, integrantes de una banda que intentó atracar una familia en la comunidad Cañada de la Galeta de Sabana Iglesia fue sorprendida y la emprendieron contra un hombre de nacionalidad haitiana.

La multitud trató de linchar los detenidos pero la policía de la supervisoría de Sabana Iglesia lo resguardó en el destacamento de Zanja.

Recientemente, la comunidad de Monte adentro anunció que comenzó el patrullaje nocturno para enfrentar la delincuencia.

La medida es tomada a raíz de los acontecimientos de varias personas ultimadas víctimas de atracos a manos de los delincuentes.

Uno de los afectados por los maleantes, es el hijo del comunicador Víctor ramos, golpeado salvajemente y dejado posteriormente abandonado.

POR MIGUEL PONCE  EL CARIBE