El exadministrador de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE), César Sánchez, quien es imputado por el Ministerio Público en el caso de los sobornos Odebrecht, solicitó este viernes a los jueces de la Segunda Sala de la Corte Suprema de Justicia que le devuelvan su salud

Sánchez, sobre quien pesa medida de coerción consistente en tres meses de prisión preventiva en la cárcel de Najayo, explicó que “yo le solicité al juez (Francisco) Ortega, que me devolviera mi nombre, ahora yo les voy a decir a ustedes que me ayuden a devolverme mi salud, que yo estoy dispuesto y siempre lo estuve de recuperar mi salud como debe de ser”.

Mencionó que va a atender todos los llamados que le haga el Ministerio Público, sin ningún problema. “Yo sólo tengo a mi esposa que está aquí presente en este salón y mi pasaporte y la casita que tenemos de seis millones de pesos y ella me dijo que podía autorizar que la ponga a disposición el título y el pasaporte, para garantizarles a ustedes que yo voy a permanecer en el país”, resaltó.

Sánchez agregó, además, que no hubiera querido estar en esta condición “porque naturalmente yo hubiera querido que mi cuerpo hubiera estado en la suficiente condición y fortaleza de haber recibido la infamia en la que a mí me han impuesto”.

También agradeció a la señora Xiomara Pérez y a Víctor Soto Batista, porque “posiblemente a estas dos personas yo les debo la vida, pero también se la debo a los otros compañeros que están aquí, que estuvieron conmigo en Najayo y que decidieron apoyarme, hasta hacer turno de noche para visitarme, para ver mis condiciones. Todo eso ha hecho que me ha convertido en ser familia de ustedes”, destacó.