Las centrales sindicales denunciaron  que el Gobierno y los empresarios a través de un anteproyecto de ley buscan que la cesantía de los trabajadores sea asumida por un Instituto Nacional de Riesgos Laborales.

Rafael –Pepe- Abreu, presidente de la Confederación Nacional de Unidad Sindical (CNUS), dijo que en el anteproyecto está contemplado que la cesantía laboral sería calculada con base en el mínimo vigente en el sector de la economía al que pertenezca el trabajador, tomando en cuenta que en el país hay más de 14 salarios mínimos. La aprobación del anteproyecto y su aplicación aboliría el contenido de la Ley Laboral que establece el cálculo de las prestaciones sobre los promedios salariales del último año o fracción del último año, lo que quiere decir en resumen, que el trabajador tendría pérdida doble en esta “absurda pretensión de eliminar la cesantía de la ley laboral”. Tras los señalamientos antes expuestos, las centrales sindicales anunciaron su retiro del diálogo que se lleva a cabo en la universidad Intec sobre la reforma del Código Laboral.

Advierten que se mantendrán “en pie de lucha porque la cesantía no está en negociación”. El movimiento sindical como primera acción ha decidido la convocatoria para el próximo miércoles 10 de abril a partir de las 10:00 de la mañana de una gran marcha por los derechos de los trabajadores que partirá del Parque Enriquillo al Palacio Nacional. “Llamamos a la clase trabajadora sindicada y no sindicada y a toda la sociedad solidaria a marchar por las demandas reivindicativas de nuestro sector”, expresó Rafael Abreu

POR JOAQUIN CARABALLO