F

POR AP

PUERTO PRÍNCIPE. El USNS Confort, un inmenso barco hospital de la Armada estadounidense, arribó a Haití para brindar asistencia médica a los habitantes de Puerto Príncipe, hasta el 18 de septiembre.

Se trata de la cuarta misión de este navío en Haití desde 2009, y, como en cada una de las ocasiones anteriores, los pacientes fluyen con la esperanza de ser atendidos por el personal médico.

“Como la situación del país es difícil y hallar un buen médico no es fácil, todos quieren consultar cuando vienen los estadounidenses”, dice Joanne, de 30 años, que llegó a las 2H30 de la mañana para una consulta oftalmológica y encontró que ya había formada una fila sobre la acera.
“Ver a un especialista es muy caro y el hospital general está en obra y no puede recibir a todo el mundo”, agregó. Más de la mitad de la superficie del principal hospital público de Haití fue destruida durante el terremoto de 2010, que causó la muerte de más de 200.000 personas.

El proceso de reconstrucción es cofinanciado por Francia y Estados Unidos, que invirtieron en él unos 25 millones de dólares cada uno; comenzó hace cerca de dos años y debería concluir recién en el segundo semestre de 2017.

En este país, el más pobre de América Latina y en el que la esperanza de vida es de tan solo 62 años, acceder a la atención sanitaria es muy poco habitual para la mayoría pobre de la población, fundamentalmente para las familias que viven en las zonas rurales.

Según un informe de la Organización Panamericana de la Salud, en 2013 Haití contaba con apenas 3,5 profesionales de la salud cada 10.000 habitantes, y más de la mitad de ellos se concentraban en la región metropolitana de Puerto Príncipe.

El personal del USNS Comfort realiza consultas de medicina general, pediatría, oftalmología, odontología, ortopedia. Hasta el 18 de septiembre, tratará a más de 600 personas por día en la base naval y una cantidad similar en un hospital de la capital ubicado en las cercanías de la embajada estadounidense.

Para los casos que lo necesiten, los pacientes serán enviados al imponente barco hospital, que cuenta con un millar de camas. En los diez días de duración de la misión se planificaron más de un centenar de intervenciones quirúrgicas.