POR EFE

Más de 300 haitianos, el doble de los que se dijo inicialmente, llegaron  a bordo de una precaria embarcación hasta la costa de Cayo Largo, en el sur de Florida, y están bajo custodia de las autoridades, según informó un oficial del organismo de control y protección de fronteras de Estados Unidos.

Muchos de ellos requirieron atención médica, indicó en Twitter Walter Slosar, jefe del Sector Miami de la Patrulla Fronteriza estadounidense.

Medios locales señalaron que unos 160 de los que iban en la embarcación saltaron por la borda y nadaron hasta la orilla.

Entre los que viajaban en la frágil y atestada embarcación, como muestran las imágenes de las televisoras locales, había menores de edad y mujeres.

 

Según Adam Hoffner, jefe de división de CPB, el bote estaba «en malas condiciones, por no hablar de la sobrecarga de los migrantes, sin chalecos salvavidas ni nada por el estilo a bordo».

Los que no saltaron por la borda se mantienen este lunes todavía bajo custodia del séptimo distrito de la Guardia Costera, informó un portavoz a Efe.