El turismo es la actividad económica del país que más encadenamiento productivo genera. Según una investigación de dos economistas del Banco Central, el turismo aporta el 7.6% del PIB, contribuye con el 7% de la población ocupada, demanda el 36% de la producción agropecuaria del país.

Las economistas Brenda Villanueva y Elina Rosario en un análisis titulado “El turismo dominicano en la coyuntura económica actual”, que aparece en la sección Página Abierta de la web del Banco Central, refieren los aportes del turismo a la economía dominicana en términos de ingresos de divisas, inversión extranjera directa, generación de empleos y valor agregado, y su importancia en el contexto doméstico y regional, como lo revelan las cifras oficiales.

Villanueva, directora del Departamento Internacional, y Rosario, directora del Departamento de Cuentas Nacionales y Estadísticas Económicas, parten su análisis de la situación que afecta la imagen turística del país, por situaciones aisladas que han involucrado a visitantes norteamericanos en hoteles dominicanos en los últimos meses.

“Resulta propicio resaltar mediante información verificable el desempeño de la actividad turística en República Dominicana en los últimos años, como forma de contrarrestar lo propagado por medios de prensa externos con una dimensión alejada de la realidad, y así contribuir a resguardar la imagen del país, además de generar un impacto positivo sobre la percepción de los visitantes”, argumentan.

Villanueva y Rosario destacan que “la realidad sobre el efecto en los planes de viaje de turistas estadounidenses hacia nuestro país, a raíz de esta campaña de noticias en los medios queda evidenciada en un estudio realizado por ForwardKeys, compañía dedicada a analizar las informaciones de 17 millones de transacciones de reservas aéreas diarias realizadas a través de agencias de viajes internacionales, completando el volumen del mercado de vuelos mediante modelos cuantitativos”. Enfatizan en ese sentido que, según el estudio durante los primeros 19 días del mes de junio se verificó una disminución de las reservaciones para viajar en julio y agosto de este año” y que “no obstante, contrario a esto, un artículo publicado recientemente por esta misma unidad de inteligencia de negocios de viajes, resalta que los efectos en el turismo dominicano serían de corta duración y la situación ha comenzado a disiparse, ya que la tendencia negativa observada en las reservaciones de vuelos de estadounidenses hacia República Dominicana para viajar en los meses mencionados empezó a revertirse a partir del 26 de junio”.