La madre de la joven Natasha Sing Germán, muerta a tiros por presuntos sicarios en 2014, los que también son acusados de ultimar de la misma forma a Suleyka Flores, proclamó que no se cansará de dar seguimiento al proceso que desde hace más de cinco años se lleva contra los 11 implicados en ese hecho, luego que nuevamente fuera suspendido el juicio de fondo que conoce el Segundo Tribunal Colegiado de la provincia Santo Domingo por la recusación de los jueces que lo llevan.

“Si pretenden cansarme, no me van a cansar, porque hasta el final llegaré. Si duramos los treinta años, los treinta años los vamos a durar”, dijo Josefina Germán, madre de Natasha Sing al lamentar que recurrentemente incidentes minúsculos causan la posposición, suspensión y hasta nulidad del proceso, como ocurre desde el 2014.

“Mi hija tiene cinco años y seis meses de muerta y murió ayer; yo la lloro a diario y está en cada muchacha que yo veo a las cinco de la tarde salir; en una tienda, cuando mira un zapato, en sus hijos y en su hermana. Mi hija no ha muerto, ni va a morir”, agregó la señora al considerar inexplicable que se haya tardado tanto para dictar una sentencia condenatoria en el caso.

 

Un incidente por el orden en que se presentarían los medios de prueba en la audiencia del juicio de fondo que se realizaba este viernes a los acusados de las muertes de Sing y Suleyka Flores provocó que la defensa de Sanhy Dotel Ramírez recusara a la presidenta del Segundo Tribunal Colegiado de la provincia Santo Domingo, Josefina Ubiera Guerrero y sus miembros, Nelson Romero y Kelvis José Enríquez, apoderados del juicio de fondo, la que fue rechazada por estos.

POR RAMON RODRIGUEZ