6 millones 906 mil 683 personas han renovado su cédula

0
27

fjpg

Hasta el pasado martes, 6,906, 683 dominicanos habían renovado su nueva cédula de identidad y electoral, tanto a nivel nacional como internacional, superando el maestro de cedulados del 2012 que registró 6,683,767.

“Hemos superado nuestras propias expectativas y en un período de 18 meses aumentamos con creces las metas que nos habíamos propuesto”, afirmó  el presidente de la Junta Central Electoral, Roberto Rosario, durante un encuentro que sostuvo con los delegados de los partidos políticos, a quienes rindió un informe detallado del proceso.

Según el informe, el padrón hasta el momento tiene 6,706,416 electores y ha registrado un crecimiento, que puede variar, de 203,448 para un 3.13% de aumento con relación al utilizado en las elecciones del 2012, que fue de 6,502,968. De seguir la misma tendencia, el padrón del 2016 tendrá más mujeres que hombres, aunque por un estrecho margen.

Del total de empadronados, 342,212 personas lo hizo en los 48 puntos dispuestos en el exterior. Específicamente hubo empadronamientos en 26 diferentes países, lo que representa 13,563 personas más que las que se inscribieron para votar en las elecciones pasadas, para un nivel de crecimiento de 4.13%, lo que Rosario consideró es el mayor de los éxitos de la Junta en lo relacionado al proceso de registro de votantes en el exterior, porque hubo una voluntad y una movilidad ciudadana a nivel internacional, que demuestra el arraigo de los ciudadanos dominicanos.

De acuerdo al informe, Estados Unidos es el país donde más dominicanos se han empadronado con una cifra que asciende a 243,055 ciudadanos inscritos, seguido de España con 57,977 personas empadronadas, de Antillas Menores con 11,821 e Italia con 7,577 ciudadanos registrados en el padrón.

Afirmó que tiene más méritos el hecho de que para alcanzar la cifra del 2012, la JCE debió esperar desde el 2002 hasta ese año, en cambio los empadronados hasta enero del 2016 se inscribieron en apenas 18 meses.

“A todo esto sumamos la ventaja de que el empadronamiento se ha hecho de manera personal, uniendo al acta los datos biométricos, eliminando cualquier impureza de procesos anteriores en los que se empadronaba hasta por teléfono a una persona con el aval de todos los partidos políticos”, precisó.