Arzobispo Emérito favorece protección de la niñez

0
35

fjpg

SANTIAGO.-Monseñor Ramón Benito de la Rosa Carpio, consideró  que obligar a un niño a trabajar constituye persecución y es otra manera de esclavitud a que son sometidos y también el aborto es otra manera.

El arzobispo emérito de Santiago,  agregó “y todavía más, es una persecución: los niños que son obligados a trabajar, es otra forma de esclavitud y de persecución”.

“En la fiesta de los Santos Inocentes, aquellos niños que murieron por una ley del dictador Herodes, en esa fiesta, recordemos los niños todavía perseguidos hasta la muerte”, dijo.

El mitrado católico observa que la fiesta de los Santos Inocentes, es litúrgica, tomada de la Biblia, del momento en que el rey Herodes persiguió a Jesús para eliminarlo y terminó matando a los niños de Israel.

Indicó el arzobispo emérito de Santiago, la persecución de los niños se ha dado a través de la vida, lo hizo el faraón de Egipto cuando quiso eliminar a los descendientes de los hebreos porque crecían.

Manifestó monseñor Ramón Benito de  la Rosa y Carpio que lo hizo también Roma, porque legalmente un padre que no quería un niño lo podía dejar en el basurero.

A juicio del arzobispo emérito, se recuerda que igualmente, Herodes, persiguió a los niños y que “lo hacemos también nosotros hoy día cuando se busca que un niño no nazca, y en el capitalismo actual, igual que en el Egipto, igual que en Roma y que en estos poderes se quiere legalizar la eliminación de los niños”.