A pesar de todo, seguiré siendo aguilucho, como desde chiquitico

0
38

fjpg

Por: Ramon Antonio Veras

1.- Porque no soy un necio, no hablo o escribo para  fastidiar; porque no  soy masoquista, no disfruto escribiendo para sufrir; y porque soy dueño de mi forma de pensar, no escribo para complacer o favorecer a alguien.

.

2.- Lo expuesto en el párrafo anterior puede servir de aclaración o introducción a lo que voy a decir a continuación.

3.- En fecha 13 de enero de 2009, le dije a un joven directivo del equipo de Águilas Cibaeñas, “el  conjunto va a permanecer 5 años sin ganar un campeonato en el béisbol profesional dominicano”. Esto quedó confirmado el 17 de enero de 2014,  cuando las  Águilas quedaron eliminadas. (1)

4.- Posteriormente, el 15 de enero de 2015,  luego de  vaticinar la no  clasificación de las Águilas Cibaeñas, en el Round Robin 2014-2015, y el triunfo de los Gigantes, escribí diciendo, entre otras cosas: 7.- “Así como al pueblo dominicano  se le dice que la causa generadora del desempleo, la miseria, el analfabetismo, la corrupción y otros fenómenos nocivos vigentes en el país, derivan de un castigo celestial, y no que es el sistema social actual que padecemos  es el que genera esas taras; en el plano aguilucho, a los fanáticos se les insinúa que en los últimos años el equipo no ha ganado campeonatos por factores que están en el terreno de juego o en la persona de Félix Fermín, Chilote Llenas, Tony Batista, Luis Polonia, Tony Peña, Rick Sweet, Andy Barkett, Alberto Castillo y ahora de  Miguel Tejada. A lo mejor, algunos osados incluyan a Papi Pimentel y a Ramón de Luna, como posibles generadores del desastre que últimamente ha acompañado al equipo”. 9.- En el béisbol todo puede ocurrir, pero mi creencia es que, lamentablemente, nuevamente las Águilas Cibaeñas han fallado en su intento por alcanzar la corona número 21, y el impedimento no ha sido por cuestión de jugadores o manager. El mal es de fondo, no de forma”. (2)

 

5.- El martes 27 de enero de 2015, ante el triunfo de los Gigantes, escribí: “El triunfo de los Gigantes de San Francisco de Macorís, lo había previsto porque: a) Al frente  de ellos estaban personas con los bolsillos largos y dispuestas a invertir; b) Hicieron una buena selección  del material humano de oficinas  con relaciones actuales en el béisbol de las grandes ligas, c) Procedieron a una correcta estructuración del equipo técnico y de los jugadores nacionales y extranjeros; d) Tuvieron un certero enfoque para escoger jugadores en el draft de nativos; e) Coordinaron muy buena ofensiva, excelente picheo y solidez en la dirección del conjunto; f) Actuaron con efectiva movilidad en el curso  de la serie final para obtener jugadores en Puerto Rico y  Venezuela”. (3)

6.- Al comenzar el presente campeonato, luego del juego que Águilas Cibaeñas, perdieron de los Gigantes, el día 18 de octubre de 2015,  al día  siguiente, el 19  de octubre de 2015, le hice saber a un prominente directivo del equipo  aguilucho, que con  ese equipo de jockey, el conjunto  Águilas Cibaeñas,  no clasificaría. Ya hoy  domingo 20 de diciembre de 2015, todo está consumado, con la observación de que el equipo aguilucho al final estructuró, desde el punto de vista ofensivo, uno de los mejores equipos de los últimos 15 años, y  Ramón Peña como gerente hizo un gran trabajo.

7.- De seguro que  a los ingenuos fanáticos aguiluchos se les dirá, ahora, que  retengan la falsa creencia de que la fiebre está en la sabana, y la mala noticia que contiene la carta es culpa del cartero, y que del desastre de las Águilas Cibaeñas este año es culpa de  Andy Barkett,  Omar Ramírez, Miguel Tejada, y  el eterno pararrayos de los últimos años, Félix Fermín.

8.- Cualquier  supersticioso, puede llegar a pensar que a la ciudad de Santiago de los Caballeros,  le ha caído una verdadera maldición, porque solamente así se explica que  nuestra ciudad, de segura  se haya  convertido  en peligrosa, de limpia ayer, hoy se presenta sucia, de anteriormente ordenada, ahora es un completo desorden, y con orgullo deportivo tenía  un equipo de béisbol profesional  triunfador, campeón, pero ahora lo que tiene es uno  derrotado y vergonzoso sotanero.

9.- Particularmente yo, que soy aguilucho gratuito desde “chiquitico”, y no creo en brujería, hechicería ni en la quiromancia,  continuaré identificado con mi equipo Águilas Cibaeñas,  sin  ganar en agosto, y sin importarme perder, como ahora,  en diciembre, o como en  años anteriores,  en enero.