0
24

FF

MADRID. (elmundo.es). En una pareja estable, la frecuencia de las relaciones sexuales es importante, pero para ser feliz no es imprescindible tener sexo todos los días. El sexo es importante pero “más no siempre es mejor”. Esta es la conclusión a la que ha llegado un estudio que publica la revista Society for Personality and Social Psychology.

“¿Es cierto que mantener relaciones sexuales con más frecuencia se asocia con un mayor bienestar?”, pregunta el documento de esta investigación. “Aunque el sexo con más frecuencia se asocia con una mayor felicidad, esta relación ya no es significativa cuando se da más de una vez a la semana”, asegura la investigadora principal del estudio, Amy Muise del departamento de Psicología de la Universidad de Toronto-Mississauga. De este modo, “nuestros hallazgos sugieren que es importante mantener una relación íntima con la pareja, pero no se necesita tener sexo todos los días”, señala Muise.

Diversas publicaciones y artículos han afirmado que cuanto más sexo se tiene en una relación, mejores niveles de bienestar tendrá. Sin embargo, este estudio dividido en tres y sostenido sobre encuestas a 30.645 personas realizadas a través de cuatro décadas, muestra otra cosa. Sus conclusiones sostienen que la frecuencia sexual de más de una vez por semana ya no está tan necesariamente asociada al bienestar o la felicidad.

Además, se vio que esta la asociación frecuencia sexual y bienestar sólo es importante para las personas que mantienen una relación, y no para las personas solteras. “Es posible que para los solteros, el vínculo entre el sexo y la felicidad depende de una serie de factores, como por ejemplo, el contexto en el que se produce la relación, o lo cómodo que se sienta la persona con el sexo fuera de una relación”, señala la especialista.

Otro de los hallazgos en uno de los tres estudios realizados es que no se encontró un fuerte vínculo entre la frecuencia sexual y la satisfacción general de vida, sin embargo las parejas dijeron tener más satisfacción con sus relaciones cuando la frecuencia era de una vez por semana, sin beneficios evidentes de mantener relaciones sexuales con más frecuencia. “Los hallazgos del estudio no significan necesariamente que las parejas deben tener más o menos relaciones sexuales para alcanzar el promedio semanal, sino que los miembros de la pareja deben discutir o acordar si se están cumpliendo sus necesidades sexuales”, dijo Muise.

De este modo, y a modo de conclusión, “es importante mantener una relación íntima con su pareja, sin poner demasiada presión en mantenerlas con tanta frecuencia”, insiste la especialista.

El sexo, mejor de calidad

“Las relaciones sexuales son de gran importancia en una pareja ya que responde a necesidades muy distintas como la comunicación, la confirmación del vínculo o la autoimagen”, afirma a El Mundo el psicólogo, Juan Macías especialista en terapia de pareja. Por ello, es muy importante cuidar la sexualidad de una pareja.

Ahora bien, es cierto que “tener mucho sexo no siempre es un buen indicador pues se pueden neutralizar algunas de las facetas que entran en juego en una relación sexual. Por ejemplo, que no sea predecible ni se sienta como una obligación o que exista la posibilidad de seducir. Lo importante, por tanto, no es tanto la cantidad, sino la adecuación de la rutina sexual a cada pareja y a sus necesidades individuales”, mantiene Macías.

Por su parte, Cristina Martínez, psicóloga y sexóloga del centro Alhambra Psicólogos añade, en la misma línea, que lo importante realmente, es tener sexo de calidad y no tanto de cantidad. Sin embargo, es preciso destacar que la calidad no significa llegar al orgasmo ni hacer ‘equis’ posturas, ni nada de eso. “El buen sexo requiere tiempo, un factor muy importante y que, por el estilo de vida que llevamos en la actualidad, a veces es difícil conseguir. Ese tiempo implica una conexión con la pareja, porque la excitación comienza antes que en la cama”, afirma.

Es importante romper con la rutina sexual, porque con ella se puede caer en la insatisfacción. “La comunicación, la complicidad, la confianza, la sensación de ser visto etc, son aspectos fundamentales a cuidar en una relación de pareja porque todo ello, también forma parte de la intimidad”, añade la experta.

De hecho, uno de los factores importante es la pareja es fomentar lo que algunos psicólogos llaman ‘la sexualidad de pasillo’ Es decir, alimentar las caricias, los detalles diarios y las muestras de cariño durante todo el día, no sólo en la cama. Todo ello, también forma parte de la sexualidad y de la intimidad de una pareja, no sólo los encuentros sexuales, como tal.

El sexo es por tanto, un elemento principal en una pareja, como dicen los expertos, no es lo único pero sí es imprescindible, sin embargo también es importante para que relación de pareja funcione y sobreviva el paso del tiempo hacer planes en común y tener juntos como pareja, nuevos retos, ilusiones y expectativas.

No hay comentarios