REVELAN DESDE UNA CARCEL TRAMARON ASESINAR A DAVID ORTIZ

0
30

Dos reclusos de la cárcel del 15 de Azua contrataron a tres hombres para matar al expelotero David Ortiz el pasado domingo.

De acuerdo al expediente acusatorio, los prisioneros José Eduardo Ciprian, alias Chuky; y Carlos Rafael Álvarez, alias Carlos Nike, desde el recinto carcelario prepararon toda la operación y se comunicaban directamente con tres de los acusados, dos de ellos aún prófugos.

Alegadamente los contratados para cometer el acto fueron Oliver Moisés Mirabal Acosta, alias El Papi y/o El Niño; Alberto Miguel Rodríguez Mota y  Luis Alfredo Rivas Clase, alias El Cirujano, estos dos últimos fugitivos.

Estos tres acusados, según las autoridades, eran los encargados de reclutar a los demás participantes y ejecutar materialmente la operación de sicariato.

Tanto Ciprian como Álvarez están guardando prisión por otros procesos, contra quienes el Ministerio Público asegura que existen elementos de pruebas que comprometen su responsabilidad con el proceso.

El documento detalla cómo se realizó la operación la noche del pasado domingo, donde se indica que alrededor de las 9:20 de la noche Eddy Vladimir Feliz García, alias El Nata, quien conducía una motocicleta, se presentó al lugar junto a Rolfi Ferreira Cruz, alias Sandy y/o Brayan.

Ferreira Cruz se desmontó del vehículo con un arma de fuego tipo pistola en la mano y caminó hacia donde estaba el Big Papi y el comunicador  Jhoel López, quien también quedó herido, y sin mediar palabras realizó el disparo.

Dice que luego de cometer el hecho ambos intentaron escapar, el que manejaba el motor trató de hacerlo  a bordo de la motocicleta, pero no pudo ya que los presentes en el centro de diversión en Santo Domingo Este, donde ocurrió el hecho, lo tumbaron del vehículo y le infirieron diversas heridas.

Mientras que el  tirador continúo corriendo con el arma en la mano logrando escapar, escondiéndose en la casa de un hombre residente en la zona, a quien le dijo que unas personas trataron de atracarlo y  logró quitarle el arma, por lo que esta persona ignorando lo que sucedía le llamo un taxi donde se marchó el imputado.

POR ROSMERYS DE LEON