Libertad y literatura creativa en Iván García Guerra

0
33

 

 

Por Lincoln López

  Me motiva a escribir esta columna la proximidad, en este mes de enero, del Premio Nacional de Literatura.

Desde la publicación en 1967 del texto dramático  “Más allá de la búsqueda”, en un volumen que contenía cinco obras teatrales, hasta la más reciente edición, que incluye el texto en verso “De amor y penar”, Iván García Guerra (San Pedro de Macorís, 1938) ha desarrollado una fundamental labor en el mundo de las letras dominicanas. Con esta edición, 2018, Iván García se muestra dominando con maestría otros géneros literarios; entre ellos, la narrativa.

Sus cuentos aparecen en colecciones como “La guerra no es para nosotros”, y “Antología narrativa”; también en “Trilogía”, “Siglo veinte”, “El gran cuento”; esta última es una autobiografía en siete partes. En  ellas se percibe la voluntad íntima de definir la libertad; ésta es una aspiración que posee todo ser humano, y, por ende, solamente en la persona se manifiesta como opción y como posibilidad de desencadenar acciones para conseguirla. Iván ha logrado expresar todo eso a través de sus dramas, sus versos y sus prosas.

En el prólogo de  “En torno a la libertad” (2018) el autor expresa “Nací dentro de la tiranía de Rafael Leónidas Trujillo Molina y durante veintitrés años no logré acostumbrarme a las limitaciones que significaban más y más a medida que yo iba madurando. Desde antes de su muerte, comencé a luchar en torno a la libertad ansiada y aún hoy en día lo sigo haciendo”.

Una expresión de esa aspiración existencial hacia la libertad es su trabajo en verso “De amor y penar”; de esta obra transcribo un fragmento incluido en la quinta parte, dedicado a Juan Bosch; fue escrito con motivo del centenario del nacimiento de esa gran figura dominicana. Es una lástima que  “inexplicablemente” no fuera publicada en la Antología de poemas ad hoc:

“Quiero pedir su voz prestada al pueblo, para invocar tu vida, tu presencia. Perdona si disturbo tu sosiego (que no lo creo posible); te necesito vivo, y bien despierto, papá Juan, como testigo y juez, como conciencia brújula, como impulsor de anhelos, de los tuyos, de los míos, los del pueblo. …Ahí están sus palabras: Aún estamos a tiempo de emprender la cruzada de limpio corazón y brazo enérgico para matar el miedo en este pueblo…Apréndanlo; ténganlo siempre vivo, manténganlo presente: ¡La libertad es su destino!”…

La vida profesional y artística de Iván ha girado esencialmente en torno al mundo teatral; iniciaba su carrera como actor en el 1955, con la obra El gran teatro del mundo. Su éxito como escritor ha sido notable; también como actor y dramaturgo;  e incluso como director, como técnico escénico y como profesor. Por esa experiencia y la cultura acumulada durante más de 60 años merece destacarse su legado educativo compuesto por cuatro volúmenes: “Peregrinaje”, “Manual de Dramaturgia”, “Manual de Actuación” y “Hablando con mi gente”. Las diversas publicaciones individuales de Iván, aparte de las antologías, están recogidas en 17 volúmenes…

En torno a la libertad”  puede ser considerada como un referente de la literatura dramática dominicana. Está dividida en ocho partes que compilan 29 libretos teatrales; es una muestra de la fecunda creatividad de esta figura de la literatura, del teatro y de la cultura nacional. Para concluir, deseo enfatizar las palabras que  Iván pone en boca del personaje el Abuelo, en la obra “Andrómaca”:

Bienaventurados los que caen en la tumba, cuando aún no han caído en la vergüenza”.