Por primera vez RD supera millón pasajeros por vía aérea noviembre

0
5

República Dominicana logró por primera vez en su historia superar el millón de pasajeros transportados en vuelos entrantes y salientes, en el mes de noviembre, de acuerdo con informaciones ofrecidas  por el presidente de la Junta de Aviación Civil (JAC) Luis Ernesto Camilo.

En un encuentro con periodistas de distintos medios de comunicación el funcionario dijo que la cantidad exacta fue de un millón 30,093 personas, lo que representa un crecimiento relativo del 4.4% y de 43,566 pasajeros de manera absoluta, con relación a igual período del año 2017.

Cuando se hace una sumatoria o corte general entre enero y noviembre de este año, la cantidad transportada vía aérea fue de 13 millones 186,034 pasajeros. Si se hace una comparación con los once meses del año 2017 el crecimiento absoluto fue de 651,574 pasajeros y de 5.2% de manera relativa. Las informaciones que maneja Camilo indican que se proyecta un tráfico total de pasajeros en vuelos comerciales de 14.5 millones de pasajeros. Si eso se logra, entonces se estaría implantando un récord histórico en esa materia en República Dominicana. “Y hay las condiciones para que eso ocurra”, dijo con optimismo.

Echando una mirada a octubre de 2018, con relación a igual mes del pasado año, el comportamiento fue el siguiente: Punta Cana transportó 552,343 pasajeros y en igual tiempo (pero de 2017) había movido 525,713 personas, lo que indica que creció 5.1%.

De manera absoluta, por esa terminal llegaron 26,630 personas en octubre 2018 que en octubre del año anterior. Por el Aeropuerto Internacional Las Américas llegaron 296,914 pasajeros en octubre 2017 y 300,258 en octubre del año actual.

El crecimiento porcentual fue 1.1% y el absoluto de 3,344. Por el Aeropuerto Internacional del Cibao, en octubre 2017 se transportó un total de 101,718 pasajeros y en igual mes, de 2018, la cantidad se situó en 112,686. El crecimiento absoluto fue de 10,968 pasajeros y porcentual de 10.8%. El encuentro de realizó en el restaurant Pat’e Palo.

POR MARTIN POLANCO