MEDIOS DE DOMINACION COLONIAL

0
13
                                                          
 Por Ramón Antonio Veras
 Al momento de analizar la situación política de un país hay que tomar en consideración factores que inciden o pueden incidir dependiendo del lugar donde está geográficamente ubicado, así como su nivel de desarrollo económico-social; la influencia del capital extranjero y la composición de las clases sociales. Siempre han existido países aparentemente independientes sobre los cuales, a través de la economía, otro país poderoso ejerce un peso determinante lo que se identifica como dominio imperial, y mucho más hoy por la existencia de las multinacionales, porque hay que tomar en cuenta que “El capital financiero es una fuerza tan considerable, puede decirse tan decisiva, en todas las relaciones económicas e internacionales, que es capaz de subordinar, y en efecto subordina, incluso a los Estados que gozan de la independencia política más completa”.
 
 En las naciones dependientes la correlación de fuerzas políticas siempre está influenciada por la táctica y la estrategia que elaboran los ideólogos del imperio, aunque en un momento dado ocurren hechos que modifican por completo el escenario internacional o regional, como ocurrió con la Revolución de Octubre, con la que se inició a nivel mundial el desmoronamiento del sistema colonial, y la Revolución Cubana que cambió por completo el dominio que ejercían los intereses monopolistas norteamericanos en América Latina y el Caribe.
 
 La política colonial llevada a cabo por el imperio para mantener sojuzgados a los países que oprime, es ejecutada mediante actos jurídicos, políticos y militares. El mando con violencia cambia de acuerdo a las situaciones que se presenten. El que sojuzga procede siempre para impedir la emancipación de aquel que está sometido a su dominio.
 
Para someter a nuestros países, históricamente el imperio ha utilizado  métodos sofisticados y vulgares, sencillos y complejos, modernos y anticuados; claros y solapados, y ha actuado solo y acompañado. Es de la esencia del imperio proceder tornadizo.