Analiza la gravedad de los vicios de construcción en obras estatales

0
6

Por Ing. Teodoro Tejada

El presidente Danilo Medina salió en defensa de la calidad de los hospitales públicos que viene construyendo su gobierno, y se refirió específicamente a las inundaciones quesufrió el hospital Dr. Francisco Moscoso Puello, por causa de las filtraciones de agua del techo, el pasado martes 10 de julio, producto delremanente de lluvias dejadas por la tormenta Beryl en su paso por el país.

El primer mandatario afirmó, que por tal razónsurgieronmuchas críticas con la intensión de comerse al Gobierno; y preguntó que qué pasó con los demás hospitales que él ha inaugurado, los cuales están dando un servicio de salud a la población.

Lo cierto es que hubo vicios de construcción en el Moscoso Puello, por más excusas que el Director de la OISOE Ing. Francisco Pagán quiera señalar, para justificar lo injustificable, para lo cual ha planteado varias causas.

Un día dice que el motivo de estas filtraciones se debió a las cantidades de hojas caídas de un  almendro, botellas plásticas y envasesde fondant, que taparon las salidas de los desagües; y al otro día, dijo que esas filtraciones obedecieron a que los registros eléctricos no tenían tapas. Y al decir verdad, estas dos razones, no son necesariamente las causantes de tal problema. Ahí falló una buena conducción del agua caída en el techo, ya que había que hacer un fino de hormigón simple bien estructurado, con sus Limatesa y Limahoya correctamente definidas, con suficientes desagües de techo capaces de soportar grandes cantidades de aguas  de precipitaciones;   así como una correcta aplicación del material impermeabilizante del techo, que actué para lo que fue colocado, no importando el imprevisto que aconteciere, así como colocar esos registros eléctricos por encima del antepecho del techo, para no exponerlo al contacto con el agua, lo que constituyó  un grave error.

Un gerente tiene que entender, que estamos viviendo en un mundo nuevo, en la época de la tecnología y el conocimiento, donde las direcciones de mando son horizontales, para que lleguen con facilidad, por lo que tratar de seguir dirigiendo una institución de manera vertical y dictatorial, son las causantes de problemas acaecido en las filtraciones de aguas  de este hospital.

Por lo es de rigor aplicar el régimen de consecuencias a los responsables, tanto de la construcción como de la supervisión, para que no se repita, porque no podemos actuar como el que evacua y no se da cuenta. Los errores hay que pagarlos, en vez de taparlos, y peor aún,cuando se pretende justificarlos buscando causas tontas.

El presidente Medina con una muestra de sinceridad admitió que hubo falla técnica, y señaló: “La semana pasada, con las lluvias, un hospital se inundó y salieron a comerse al Gobierno porque un hospital reciente tiene filtraciones de agua; y qué pasó con el resto de los hospitales. O sea, uno salió con filtraciones por algún fallo técnico y, ya por eso, lo que estamos haciendo, el servicio de salud no sirve para nada

Esas declaraciones fueron expresadas por el señor presidente Danilo Medina el miércoles 18 de julio, en Azua,en el acto inauguraldel Centro de Diagnóstico y Atención Primaria, el número 37 de los 50 del Programa Nacionalque construye su gobierno bajo la conducción de la OISOE.

Sin lugar a dudas, en sus dos gobiernos, el presidente Medina ha implementado el más grande plan a nivel nacional para cambiar el sistema de edificaciones hospitalarias obsoletas y de viejos equipamientos, construyendo, reparando y remodelando 56 hospitales, los cuales son dotados de los equipos de última generación, convirtiendo estos centros de salud en los más modernosdesde la fundación de la República.

El presidente Danilo Medina ha transformado el sistema de salud pública del país, en todo el sentido de la palabra, lo que necesariamente se traducirá en una mejor atención en el sistema de salud del pueblo dominicano.

El Ejecutivo de la Nación, el 27 de febrero pasado, atendiendo a un mandato constitucional, presentó ante la Asamblea Nacional su sexta rendición de cuentas de la ejecutoria del año 2017, pronunciando un buen discurso de 2 horas y 10 minutos, lleno de esperanza, positivismo y fe en el desarrollo del país.

El primer mandatario señaló que el 2018 será de cumplimiento a los compromisos contraídos y de nuevas iniciativas. Manifestó que será el año de la salud, prometiendo entregar la Ciudad Sanitaria Luis Eduardo Aybar, calificándola como la más moderna del Caribe. Así como también la puesta en servicio de 50 hospitales y centros de diagnóstico. Lo que confirma la buena actitud y firmeza de proveerle un servicio de salud a la población, de máxima calidad, básicamente a los más humildes, por lo que  hay que reconocer su gran esfuerzo y decisión para tales fines. Hay que ser justo y reconocerle que bajo sus mandatos de gobierno el sistema de salud pública, ha tenido un renacimiento, un excelente resurgir, por lo que en vez de colapsar ha tenido una reanimación.

Hay que destacar que la conclusión de estos trabajos ha sido un dolor de cabeza para el gobierno. Se habla y se prometen fechas de entregas, quedando todo en eso, promesa.

Es importante recordar que el 20 de enero del año en curso, el Ing. Francisco Pagán, comunicó que habían entregado 12 hospitales, y que otros 20 serán inaugurados antes de que concluya febrero. Ese mismo día, el matutino HOY tituló en su portada impresa: “Entregarán 50 hospitales antes de que finalice marzo”. En la sección el País del mismo diario, firmado por la periodista Altagracia Ortiz, se publicó el trabajo titulado “Director Oisoe garantiza 50 hospitales estarán listos marzo”.

A finales de julio del 2016, Pagán, había prometido que 25 de los 56 hospitales, serían entregados entre los meses marzo y abril del 2017.

El día 21 de febrero de este año 2018, el Presidente del Colegio Médico Dominicano, invitado por el Ing. Pagán, realizó en la ciudad de Santiago una visita de supervisión, para ver el estado en que se encontraban los trabajos de remodelación, reparación, reconstrucción y acondicionamiento del Hospital Regional Universitario José María Cabral y Báez. Estos trabajos se comenzaron en  julio del 2013, con un monto inicial de inversión de dos mil 48 millones de pesos, y al cabo de cinco años estas labores no terminan.

El Dr. Wilson Roa mostró su preocupación por la tardanza en la ejecución de estos hospitales públicos y exigió al Ing. Pagán explicar el método que utiliza OISOE, para estas reconstrucciones, ya que según afirmó Roa, los mismos lucen interminables y agregó que no sólo es la planta física, sino tambiénlos problemas de equipamientos. Cuando el Ing. Pagán  participó como invitado en el Almuerzo Semanal de Multimedios del Caribe, y recogido en un trabajo titulado “Entregamos hospitales blindados a favor del paciente”, en el periódico El Caribe, bajo la firma de la periodista Diana Rodríguez, en fecha 13 de junio del presente año, el director de la OISOEdijo que se habían concluido 30 hospitales públicos, por lo que para cumplir la meta falta mucho por hacer.

El Ing. Francisco Pagán luce preocupado e interesado por terminar todos estos hospitales, pero de buenos deseos están llenos los caminos que conducen a la viña del Señor.

Resulta significativo señalar que cada día que se postergan las conclusiones de estos trabajos de reacondicionamientos de estos centros asistenciales, en igual medida se va deteriorando la salud de las humildes familias que son los usuarios y que no tienen los recursos económicos para atenderse en los establecimientos privados.

Urge pues, buscar donde está el cuello de botella del acuciante problema, para acabar de una vez y por todas con estas intervenciones y equipamientos. Ya que se dan distintos plazos de terminación y no se cumplen. Cada retraso de estas obras encarece los presupuestos de terminación, provocando pérdidas millonarias por incrementos en los precios de materiales y mano de obra, lo cual no es culpa de los contratistas.