LICEY GANA EL PRIMERO DE LA SERIE, LAS AGUILAS SIGUEN LA DELANTERA

0
20

Chris Roberson conectó un sencillo con las bases llenas al prado izquierdo, justamente detrás de la tercera base y los Tigres del Licey, aunque con afán, sacaron sus garras por primera vez en esta serie final al vencer a las Águilas Cibaeñas 4-3 en 10 entradas. La serie se pone ahora 2-1 a favor de las Águilas.

En la primera del décimo, con Josh Judy en el montículo, Engel Beltré, que entró en el octavo a jugar defensa, abrió con sencillo al central. Erick Aybar siguió con otro al prado izquierdo y Yamaico Navarro uno más, que tumbó el shorstop Luis Valenzuela para llenar las bases. En esa situación, el dirigente Lino Rivera jugó con dos jardineros y trajo a Danny Santana al cuadro. Roberson conectó un globito al prado izquierdo, que picó detrás de tercera, y definió la victoria de los Tigres.

Ganó Marlon Arias (1-0), perdió Josh Judy (0-1).

Se trató de un partido en que el relevo otra vez falló en un momento clave y en el que los Tigres prácticamente estropearon una gran labor de su abridor Brian Evans, quien le dejó la situación cómoda al relevo azul, 3-0.

La intensa final, que se juega de manera corrida, se muda hoy al Estadio Cibao de Santiago de los Caballeros, donde el Licey lleva como abridor a Rolando Valdez y las Águilas tendrán a Richelson Peña.

Haber caído en un 0-3 le hubiera dejado la situación incómoda a los Tigres, ya que en la liga dominicana nunca se ha dado un regreso de esa manera en series de siete partidos.

Evans lanzó siete entradas completas de dos indiscutibles, dos boletos y ocho ponches. Sólo Jonathan Villar se libró de ser ponchado durante la labor de Evans, quien permitió sólo dos indiscutibles, uno en el primero y otro en el tercero.

Desde entonces, las Águilas se quedaron sin indiscutible y sólo se embasaron, ante Evans, por dos boletos, uno en el cuarto y otro en el quinto. El estadounidense se fue con 98 lanzamientos realizados (64 strikes). De sus 21 outs, 15 fueron en el cuadro.

Evans le ganó así el duelo a su rival Miguel Peña, debutante mexicano en esta liga, quien fue atacado y sustituido en el cuarto episodio en el que permitió tres carreras, en una labor de tres entradas y dos tercios.

En el octavo, una vez partió Evans, comenzó el dolor de cabeza de los Tigres: El relevo. Douglas Antolin sustituyó al abridor azul y por ahí llegaron dos carreras de los cibaeños. En esa situación tuvo que ser llamado Jairo Asencio para un relevo de cinco outs y cuando pudo terminar el episodio mucho mejor llegó un error que permitió a las Águilas acercarse 3-2. Asencio trabajó por primera vez en la serie por las amplias ventajas que tomó el Licey en los primeros dos partidos.

POR CARLOS SANCHEZ